«El reencuentro también puede ser con tus miedos, y estos ayudarán a que forjes un espíritu valiente» – Anónimo

La Filmoteca de Catalunya, dentro del programa Les estrenes de la Filmoteca, no trajo el drama «Lunes o martes nunca domingo» de los directores Maruvi Leonett Villaquiran y Javier Martintereso.

La cinta cuenta dos historias, dos mujeres con vidas totalmente diferentes que se entrecruzan por azares del destino en la confluencia de dos viajes con paradas de fin de trayecto diferentes.

Filme venezolano «Lunes o martes, nunca domingo» triunfa en Festival de  Cine de Calzada de Calatrava – Alba Ciudad 96.3 FM

Por un lado encontramos a Gregoria, una joven campesina de los andes venezolanos, de Pueblo Nuevo del Sur, huérfana a causa de un accidente en el que fallecieron sus padres hace muchos años y actualmente viviendo con su abuelo, un hombre de edad avanzada que se empeña en realizar un viaje a Cabure (en la sierra de Falcón) y al que su nieta se opone puesto que anda mayor y fatigado, una travesía a un lugar concreto a hacer algo que su nieta desconoce y que acabará por descifrar cuando sea ella quien por curiosidad o resolución del misterio decida embarcarse en esa andanza, puesto que el abuelo fallece durante ese viaje. La única pista que tiene es un viejo libro en el que encuentra alguna anotación y anda envuelto en trapos y, una radio donde su abuelo escondía la mitad de una fotografía, una mujer que no reconoce su nieta.

Al mismo tiempo encontramos a Lucia, una citadina de mediana edad que vive más por su aspecto exterior y que anda con el alma dañada. Con una maleta a una mano y una piñata en la otra, un regalo para su nieto, decide viajar a ver a su hija y al hijo de esta, a una que hace años que no ve y a un pequeño que ni conoce, eso sin el consentimiento de nadie y a puerta fría y sin saber la reacción de nadie.

Película venezolana ganó el 35 Festival de Trieste (+video)

Lucia pierde el bus con el que debe empezar su ruta y se agarra a una alternativa, inicialmente con un joven que se dedica a la astronomía, yendo con ellos en el coche de una amiga hasta su destino. Este joven coincide con Gregoria en un bar al hacer una parada técnica y la que le pregunta por Cabure al ver un plano en el bar. Este le responde que los pueblos pequeños no aparecen en el mapa, no porque no existan, si no o porque son pequeños o por no gastar tinta de más. Al verla perdida acaba por acompañarlos en ruta y seguir con ellos ya que van hacia su misma dirección.

Ambas recorrerán juntas un trayecto para alcanzar un destino, por el camino se abrirán y conocerán, hasta el punto de llorar y saber que deben continuar con sus rumbos. Gregoria descubrirá la verdad de lo que le sucedieron a sus padres gracias a una exposición en un museo de un pueblo local y la foto le dará la pista para completar ese puzle y, por otro lado Lucia se dará cuenta del error de haber perdido el tiempo con discusiones y no valorar la importancia que tiene la familia, un clan del que no conoce al último de sus descendientes y del que acaba haciendo lo posible para reencontrarse con los suyos de hoy para siempre.

Lunes o martes nunca domingo - Filmin

En cierta manera Lucia vera el reflejo de la hija que no tiene a su lado en Gregoria, y esta a la madre que perdió en su niñez., es decir un espejo de doble cara donde puede que agrade en algunos momentos, desagrade en otros, pero al final encuentran puntos de unión que fortalece su amistad y en definitiva su cariño por esa desconocida que te recuerda a un ser querido.

A destacar la calidad del guion, la sencillez en la que se cuenta la historia, la química entre sus protagonistas y la calidez de los relatos contados. Solo, por poner una pega, su ritmo lento, un ritmo a la vez necesario porque el tiempo y el dialogo con los demás es lo que acaba por retornarnos el rumbo y curar nuestros interiores. En definitiva, es una cinta emotiva que no dejará indiferente al espectador.

Escrito por Rodolfo Monserrat