«Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos» – Julio Cortázar

Cuenta la historia de Ariel, un joven argentino que sabe de sus orígenes polacos, pues su abuela guarda recelosa la documentación que abala dicha historia. Su plan de fuga es llegar de forma legal hasta Europa y establecerse allí como único vehículo de oportunidad a un futuro con ciertas garantías, pues su mundo se ha quedado pequeño y sus expectativas están del todo obliteradas en su Buenos Aires natal.

La madre de Ariel lleva una pequeña tienda de ropa interior femenina en una galería comercial, ubicada en el distrito del «Once», de aspecto bastante austero, descuidado y falto de luminosidad, a símil como las historias que nos irá contando el film. Su padre se fue a Israel para participar en la guerra del Yom Kippur, abandonando a la esposa, a Ariel y a Joseph, el hermano mayor de Ariel, cuando estos eran pequeños, y poco ha vuelto a saber de su progenitor.

El abrazo partido | Ibermedia Digital

Joseph, tiene otra tienda en la misma galería comercial, este se dedica a la importación y exportación de bienes de Estados Unidos, pero con la crisis el peso se ha devaluado y trata de reconvertir el negocio en otra cosa que aún no sabe que será, pues vive con la incertidumbre del futuro como su hermano.

En esa galería regenta un curioso plantel de personajes, y con la que mas interactuar Ariel es una rubia madura que lleva una especie de locutorio junto a un viejo del que pinta mas de ser su amante que su padre, aún así la duda no se disipa pues ella nunca se lo aclara al joven, pero si mantiene flirteos constantes en el probador de la tienda.

El abrazo partido | Explore Tumblr Posts and Blogs | Tumgir

La abuela de Ariel no teme en entregarle la documentación para que gestione sus tramites, salvo el pasaporte polaco que lo quiere quemar. Vemos su numeración en el brazo y con ello trae a colación el dolor del holocausto, motivo por el cual la anciana quiere abrasar su visado, como haciéndolo desaparecer el suplicio del daño se pudiera esfumar como ese papel al hacerlo cenizas. Su excusa es acabar en Europa sus estudios de arquitectura, la realidad, descubrir quién realmente es.

En definitiva, la cinta, trata de la búsqueda de la identidad, de como el hijo busca a través de su padre algo que lo presigne en un lugar que no reconoce como suyo.

Daniel Hendler, Adriana Aizemberg y Jorge D'Elía en El abrazo partido |  MovieHaku

A destacar la fortaleza de un protagonista perdido, la personalidad de sus secundarios, la manera de buscar la solución y de encontrarla hasta el punto de ir a por ello. La calidad de los actores, de la trama y la magia de Burman, el director, hacen el resto para contarnos esta historia con mucho tacto.

Es curioso analizar este film, como de la coyuntura de una crisis saca historias con alma, vidas interiormente vacías por las ausencias de referentes, y la salida pasa por cambiar el entorno antes de evolucionar como persona en el lugar que nos viene dado de serie. Nada es fácil cuando todo es hostil, pero escapar sin una razón de peso, puede generar un vacio más duro a la llegada de ese sitio si la historia de uno no se sostiene de otros valores a su alrededor, sobre todo los humanos.

Escrito por Rodolfo Monserrat