Pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo, ni mayor pesadumbre que la vida consciente” – Rubén Darío

La Filmoteca de Catalunya dentro del ciclo “Cinema romanès actual 2021”, nos trae el drama “Între chin si amin” del director Toma Enache.

Cuenta la historia de Tase, un joven musico y compositor que se expresa a través de su contrabajo, instrumento de trabajo y de libertad con el que compone su “Oda a Dios”. Al regresar de Viena de cursar unos estudios y celebrando su llegada con la familia es detenido por la policía política, junto a su hermano, aparentemente sin un motivo y conducido a una prisión clandestina en la nada, un lugar lúgubre y lleno de despiadados hombres, tanto con uniforme como otros presos que Ciumau, un hombre sin escrúpulos que se las da de alcaide de ese lugar, decide que están recuperados y puestos a disposición de sus ordenes ya no como presos si no como fieles servidores.

Între chin și amin/ Between Pain and Amen, dir. Toma Enache

La detención es simple y llanamente por su cantico a Dios, para los que gobiernan ahora Dios no debe existir igual que no lo deben hacer las practicas políticas contrarias a los que ellos piensan, pues en el caso de Tase y su hermano ambas confluyen, uno por componer y otro por llevar la misma sangre de este.

La prisión es un lugar donde desde que entras recibes palizas y a medida que pasan los días, los golpes son mas duros. Llegados al extremo y dispuestos a no negar la existencia del divino, tres de ellos terminan siendo crucificados como Jesús, Gestas y Dimas. Todas estas practicas formarán parte de un experimento comunista de lavado de cerebro y tortura copiado del modelo soviético por cambiar la mentalidad de los presos y hacerlos aptos para lo que la “supuesta nueva sociedad” demanda.

In premiera la Botosani: ”Intre chin si amin”, un film cutremurator despre  moarte si Inviere in inchisorile comuniste - FOTO & VIDEO - Despre  Botosaniul interzis

La cinta navega en el sufrimiento del personaje principal, de como cada día le hace mas mella y su único refugio es su querida Lia, la mujer con la que se compromete en la fiesta y de la que desconoce que espera una hija. Este punto se pone en conocimiento de él, cuando Lia y la hermana de Tase descubren la prisión entre unos matorrales, lugar donde ven como sacan cadáveres y Lia es golpeada y dejada inconsciente en mitad de la nada y la hermana de Tase decide meterse en un baúl y así entrar sin que nadie lo sepa en la prisión sabiendo que de allí no saldrá con vida.

La hermana de Tase se reúne con el otro hermano, personaje que se ha aliado con los malos para dejar de recibir palizas mientras Tase sigue sufriendo tortura, en el interior de la misma ya que el baúl acaba en el despacho del malvado Ciumau, allí este conoce la verdad sobre la futura hija de Tase y ella acaba siendo descubierta y sometida a la crudeza de Ciumau que se deshace de esta.

Între Chin și Amin - un film despre realitatea brutală a Fenomenului  Pitești, în regia lui Toma Enache

El calvario para Tase termina los días posteriores en que una inspección deja al descubierto que hay demasiados muertos en esa prisión, tomando al mando de esta otra persona, fusilando a los presos colaboradores en la barbarie y expulsando, para posteriormente ser juzgado el malvado alcaide. La libertad para Tase está garantizada diez años después, pero sin su hermana ni hermano, ni padre, ni tampoco a Lia, que debido a el golpe que recibió terminó amnésica total.

Ante tal panorama, Tase no esta dispuesto a renunciar a Lia y a su hija, a las que ira a ver todos los días mientras se dedica a perfeccionar la “Oda a Dios”, composición que acabará por tocar en un gran recinto y siendo esta retransmitida por radio. Gracias a esa difusión, Lia escucha la obra y eso le hace recordarlo todo hasta el punto de recuperar su vida junto a su esposo y a su amada hija.

ÎNTRE CHIN ȘI AMIN, filmul dedicat fenomenului Pitești, în care joacă și  Kira Hagi, va fi proiectat la Alba Iulia - Alba24

“Intre Chin si Amin” esta basada en los hechos reales ocurridos en la cárcel de Pitesti, donde, entre 1949 y 1951, el régimen de Ceausescu. Al final de la cinta se cuenta que hubieron alrededor de 80 prisiones “legales”, 40 “clandestinas”, mas de tres millones de personas encarceladas y torturadas y, entre 10 y 15 mil personas asesinadas.

A destacar la crudeza del relato, de una narrativa dura y contada con mucho realismo tanto en cuestiones de guion como de acción, están muy bien rodadas las escenas de tortura y la forma en que el director las trata de suavizar con el recuerdo del amor de Tase con Lia, son idas de presente a pasado donde todo parece tornarse algo menos doloroso, pese a ser del todo un infierno lo acontecido allí.

Escrito por Rodolfo Monserrat