“En el amor todo ha terminado cuando uno de los amantes piensa que sería posible una ruptura” – Paul Charles Bourget

La Filmoteca de Catalunya, dentro del ciclo “In memoriam”, nos propone el drama “Vivre ensemble”, la ópera prima de Anna Karina, fallecida a finales del año pasado. Karina fue actriz, cantante, directora y escritora danesa pese a que se nacionalizó como francesa. Su fama le vino dada por sus colaboraciones en trabajos del cineasta Jean-Luc Godard y por sus papeles dentro de la “Nouvelle Vague” en la década de los sesenta.

La cinta cuenta la historia de Alain, un profesor de historia de mediana edad que decide abandonar su vida por Julie, una joven idealista, actriz de poca fama de profesión, que ve el mundo como a él le hubiese encantado apreciar, un lugar por cambiar y mejorar a través de eso que ya en 1968 cantaban los Beatles, You say you want a Revolution / Well, you know / We all want to change the world…

Unpublished letter to Sight and Sound (9/19/15) | Jonathan Rosenbaum

Una vez que Alain lo tiene claro, decide junto a ella irse a compartir un hogar. Primero en París y posteriormente vuelan hasta Nueva York, donde ella tiene muchos conocidos y buenos recuerdos del lugar.

La relación empieza a agriarse cuando tantos conocidos la reconocen y ella decide pasar tiempo junto a ellos a modo de “amigos”. A Alain eso le mosquea y le pone enfermo, los celos le comen por dentro. Parece que Julie en su vida pasada ha sido una mujer de muchos hombres.

Vivre ensemble”, les premiers pas d'Anna Karina derrière la caméra

Ambos parece que no tienen ni oficio ni beneficio, solo pasión el uno por el otro, pero de algo deben vivir y es cuando Alain empieza a poner anuncios de profesor hasta conseguir a tres pequeños a quién formar.

Un dia los deja solos un rato y todo se le va de las manos, uno de ellos se ha bebido una botella de alcohol y acaba borracho. Alain y Julie no saben qué hacer y retienen al crío en su casa hasta que se le pase mientras los padres no dejan de aporrear la puerta principal.

Anna Karina al mando de la cámara

La gota que colma el vaso es que ambos esperan un hijo, un hecho que cambiará muchas cosas y que, pese a tenerlo juntos, todo augura una ruptura y por cierto nada amistosa por ambas partes.

A destacar del film la calidad de la imagen, como Karina realiza los planos generales y los movimientos intermitentes de cámara, varía la velocidad en función de la acción y, la química que se respira en la atmósfera de ella junto a Michel Lancelot.

La historia que cuenta no es nada novedosa (una relación destructiva) en el sentido del amor, sus altibajos y posterior desamor por razones de terceros, pero su formato y narrativa hacen que hoy en dia se la considere de culto. Este mismo año de su publicación, Karina funda la productora Raska, una sencilla compañia del todo artesanal con la que montó este film.

Curiosamente este trabajo parte de una novela con el nombre homónimo que la cinta y que fuera escrita por Karina, un trabajo que surgió de su imaginario tras separarse de Jean Luc Godard, quien fuera su marido entre 1961 y 1967.

Escrito por Rodolfo Monserrat