“El cine, como yo lo veo, es una pequeña Cataluña que tiene dificultades para existir.” – Jean-Luc Godard

En la sesión inaugural de la nueva temporada de Xcèntric hemos podido disfrutar de una sesión especial con el cineasta, escritor y teórico francés Érik Bullot.

Bullot nos presenta su visión y la de varias personas afines al mundo del séptimo arte de la situación político-social que ha suscitado el “Procès” catalán entre los ciudadanos por nacimiento y los que han llegado a nuestras tierras a partir de grabaciones y notas en un taller de creación cinematográfica que realizó el octubre pasado el CCCB, de libre acceso previa inscripción y que solo diez afortunados de de diferentes perfiles (como cineastas, artistas, músicos, antropólogos, etc) fueron los elegidos.

Erik Bullot.jpg

El trabajo se presenta en un formato poco convencional, ya que se hace una introducción a base de click por diapositivas que nos ubica en el conflicto a la vez que se proyectan fragmentos de sus grabaciones. El trabajo no está cerrado ya que anda en fase de montaje y posiblemente no terminado del todo, puesto que según Bullot aún no sabe qué película quiere legarnos.

Para empezar parte de una famosa ilustración de Caran d’Ache (1858-1909) llamada “un diner en famille”, publicada en Le Figaro el 14 de febrero de 1898. El dibujo describe la división de la sociedad durante el procesamiento de Alfred Dreyfus (un joven oficial judío francés acusado de traición por espiar para Alemania y condenado a cadena perpetua en la Isla del Diablo, en la Guayana Francesa). Caso actualmente llevado al cine por Roman Polański en “J’accuse”.

Archivo:Caran-d-ache-dreyfus-supper.jpg

En este país se ha dicho que para evitar conflicto nunca se hable en una mesa ni de fútbol, ni de política, ni de religión, pues al símil d’Ache está claro que para la gran mayoría los temas de esta índole siguen siendo un tema a lo sumo “prohibido comentar en sociedad”.

Pero la pregunta que nos inquieta nos la hace el propio Bullot, ¿que hace un francés hablando del conflicto catalán?. En el fondo cada persona, viva o no vida en el lugar donde acontecen los hechos puede dar su opinión, ello es legítimo y totalmente respetable. Tal es así que el nos da su visión de lo que ve, de lo que siente y lo que vive, de igual modo que lo hace el resto que su equipo en el taller.

El proces se describe de muchas formas, una participante lo hace como si este fuera un serial, otro lo plantea como una lucha de poder histórico, otra como una muestra de insatisfacción por el mandato centralizado del país, otro simplemente lo alude a una forma reaccionaria de movimiento que anda buscando un cambio de rumbo de la política y la sociedad catalana… etc. Cada uno tiene un punto de vista que acaba por converger, en cierta manera, con el del vecino.

Otra de las diapositivas que me ha llamado la atención es en la que compara la manifestación del partido de Ciudadanos frente a la “supuesta” embajada catalana en Waterloo con el dibujo ‘Ceci n’est pas une pipe’ del pintor surrealista belga René Magritte (publicado en ‘La trahison des images’, 1928-1929). ¿Qué ocurre cuando superponemos estas imágenes?

Pipe.jpg

Tenemos claro que la República como tal no existe pero su líder dice que si, de igual modo Magritte dice que eso no es una pipa pero todos sabemos que lo es. Las imágenes o textos describen una realidad evidente, pero el siguiente mensaje destruye su valor con una afirmación contraria.

Otro ejemplo la frase “quiero hacer, no quiero hacer una película” del pintor y escritor francés Roland Sabatier, sería a lo sumo lo que Bullot hace con este film. Él afirma que tiene esta frase muy presente en el cabezal de su estudio.

Resultado de imagen de je veux faire ne pas faire un film sabatier

Bullot no solo habla del Procès, también introduce imágenes del traslado del Valle de los Caídos de el dictador, que una de las participantes, a partir de una imagen en el periódico y las grabaciones durante las convocatorias masivas en las calles, compara el helicóptero de las manifestaciones en Barcelona con el fantasma de Franco sobrevolando por encima de los asistentes a las marchas. Es decir como si a pesar de llevar más de tres décadas desaparecido, su aura siguiera presente.

Desde mi punto de vista creo que nada es comparable, creo que vivimos en una sociedad mucho más tolerante y menos represiva de lo que se dice. Es cierto que la democracia hace aguas por algunos lados, pero es cuestión de darle un empujón de mejora, tener la intencionalidad de todos y de nuestros dirigentes para mejorar la situación del país donde convivimos, puesto que enfrentarnos constantemente y seguir en una lucha armada diaria no nos lleva más que a perder el tiempo en vez de sentarnos en una mesa, como ha hecho Bullot y los volutari@s adscritos, plantear los problemas y buscar soluciones al conflicto, que en este caso nos atañe, que es el “Procès”.

Resultado de imagen de erik bullot procesA destacar la manera neutral y con tacto que Érik Bullot plantea este asunto en plena ebullición, de como busca ejemplos para transmitir que la historia se repite y que por mucho que le demos vueltas, todo acabará por calmarse, solidificarse y quedar en un cajón cerrado.La sociedad pide cambios, pero debemos pararnos, ser consecuentes con nuestras acciones y pensar si lo que piden unos mandatarios es lo mejor para todos o lo mejor para ellos.

Foto Bullot 2

Escrito por Rodolfo Monserrat