«La melancolía es una manera, por tanto, de tener; es la manera de tener no teniendo, de poseer las cosas por el palpitar del tiempo, por su envoltura temporal. Algo así como una posesión de su esencia, puesto que tenemos de ellas lo que nos falta, o sea lo que ellas son estrictamente» – María Zambrano

La Filmoteca dentro del ciclo «Cineclubisme: El públic s’organitza» nos trae el drama surrealista «Melancholia» del director y guionista danés Lars Von Trier.

La cinta se divide en dos actos, Justine y Claire, las dos hermanas protagonistas del film. Todo da comienzo en una villa en mitad de la boda de Justine y Michael, una relación que preludia fracaso por la debilidad de los lazos creados y la familia emocionalmente desestructurada de ella; sus padres están divorciados y muy mal avenidos y Claire pese a buscar cierta paz entre ellos, le es difícil jugar en dos bandos.

Resultado de imagen de Melancholia 2011

Ella a medida que pasan las horas duda acerca del paso que está dando ya que es insegura, anda entre melancólica y triste y, en cierta manera cree que no tiene sentido seguir con algo que no le llena. Mientras esos pensamientos divagan en la mente de Justine, Claire se enfrenta a su jefe, un tipo arrogante que busca sacarle ideas para sus nuevos proyectos durante el festín. Para eso encargará a su ayudante a que le siga durante toda la noche.

A la vez que ocurre ese choque de astros, una estrella brilla con gran fuerza. John, el marido de Claire y amante de la astronomía dice que lo que ven es Antares y  simplemente pasa por la Tierra, que no hay alarma alguna puesto que los especialistas lo clasifican como un hecho extraño sin repercusiones para el planeta.

Resultado de imagen de Melancholia - Lars von Trier

Esta primera parte termina con disgregación de la familia, donde la madre de Justine y Claire parte hacia su casa, mientras que el padre se queda en la villa por petición de Justine. Por otro lado Michael acaba por irse de allí admitiendo que Justine no quiere seguir con esa relación.

De ello pasamos al segundo acto. Ahora vemos a una Justine sumida en una profunda depresión y acompañada en todo momento por Claire, John y Leo, el hijo de ambos. Allí los primeros días son horrendos, pero con el paso del tiempo parece que Justine recobra aliento y las ganas de vivir.

Resultado de imagen de Melancholia - Lars von Trier

Ahora las cosas parece que mejoran para ambas hermanas, Justine vuelve a sonreír y Claire viendo la felicidad de ella se siente reconfortada por ayudarla. El pequeño Leo ha salido a su padre, también le gusta la astronomía u diseña un rudimentario aparejo para calcular el movimiento de los planetas. Parece que Antares no se ha ido del lugar donde estaba sino que ha sido ocultado por Melancholia, un planeta interestelar de grandes dimensiones que pasará muy cerca de la Tierra pero, que según los entendidos, no llegará a rozarla.

John dice que si lo dicen los expertos no hay nada que temer, pero en el fondo vemos su cara de pánico. Por otro lado ahora Claire entre en crisis emocional, este hecho la marca a pensar que es el fin del mundo.

Resultado de imagen de Melancholia - Lars von Trier

Las horas pasan, el astro se aleja y parece que todo vuelve a la normalidad, pero el pequeño Leo verá a través de su instrumental que no es así, que las predicciones han fallado y que el planeta sigue su marcha dirección a la Tierra.

A todo ello, John viendo el panorama decide tomar una sobredosis de analgésicos y no despertar. Así es como Claire encuentra su cuerpo en el establo. A este hecho no dice nada, pero prevé que no hay salida alguna por lo que decide huir junto a Leo y a su hermana pero realmente ¿a donde?. En ese impás Justine le pide a Claire que se calme, que no hay nada que hacer y para que no sufra el pequeño Leo, le cuenta un cuento; deben buscar palos para hacer una cueva mágica y salvarse de todo.

Imagen relacionada

La escena final acaba con los tres bajo una especie de estructura de «tipi» india en circulo cogiendose las manos. Leo anda con los ojos cerrados, Claire llorando y Justine mirando la belleza del asteroide, encanto que acabará, contradictoriamente, con todos ellos.

A destacar el espectacular tratamiento de la fotografía, la elegancia en la elección de las villas y de los exteriores, la compleja forma de enlazar las historias entre sus personajes de extraña índole mental y la excelente elección, en cuanto a respaldo sonoro, de las composiciones de «Tristán e Isolda» de Richard Wagner interpretadas por The City of Prague Philharmonic Orchestra, que le dan al relato cierto aire de misticismo a la vez que de épica.

Imagen relacionada

En definitiva es una cinta muy sensorial que busca más encontrarnos con lo irracional que con lo racional, con aquello que nos mueve por dentro sin saber ni el porqué ni como.

La mirada de Lars von Trier, en este caso enferma por la depresión que sufría, nos trae un relato tenebroso, algo que no estamos exentos de que algun dia suceda puesto que somos parte del caos universal. Las fuerzas gravitacionales y sus derivadas pueden hacer cambiar alguna variable estable y dar como resultado la desestabilización del conjunto astral. Sabemos que es dificil, muy dificil puesto que la Tierra tiene una trayectoria mas que milenaria y que hay parametros que la hacen en cierta manera duradera, pero nada es imposible como a la vez que todo lo es.