“No ser amados es una simple desventura, la verdadera desgracia es no amar”

Albert Camus

Dentro del ciclo “Aula de cinema”, la Filmoteca de Catalunya nos trae el drama “Az obsitos” de la directora húngara Béla Balogh.

L cinta cuenta la historia de Gyuri, un joven muchacho que adora a Juliska, la hija del molinero, una mujer atractiva que no está muy por la labor del pobre Gyuri, ya que ella ama a otro.

Resultado de imagen de Az obsitos 1917

Los días pasan y Juliska acaba por casarse con ese otro, un muchacho de la misma región, a lo que Gyuri, roto por dentro, reacciona abandonandolo todo, desde su tierra hasta a Karoline y Malchika, madre y hermana, para alistarse al ejército donde se convertirá en soldado profesional.

Durante una contienda bélica, Gyuri conoce a András, un joven muchacho con el que comparte un parecido asombroso. Es tal sus semejanzas que hasta ellos mismos se sorprenden de la afinidad física.

Resultado de imagen de Az obsitos 1917

Mientras tanto en la casa de Gyuri, a Malchika le pide la mano un hombre maduro, pero para cerrar el trato, y dado que Malchika no ve nada claro ese matrimonio, se excusan ante el padre del “futuro” que esperen a que regrese Gyuri, ahora el hombre de la casa, para que de el visto bueno a este enlace.

En una de esos días de batalla, el pobre Gyuri es abatido y este le pide a András que lleve un mensaje a su madre y hermana. Asi que András deberá viajar hasta la casa natal del muchacho e informar a la familia de su muerte de su amigo.

Resultado de imagen de Az obsitos 1917

Pero al llegar al domicilio András no es capaz de contar nada, no quiere destrozar el corazón de sus mujeres, y decide no hacerlo. A lo que su madre, después de 10 años de estar fuera de casa y de su parecido con su “heredero” no duda en llamarlo Gyuri y de abrazarlo y besarlo pensando que es un hijo.

Ahora no hay vuelta atrás y András pasa a ser Gyuri con todas sus consecuencias, entre ellas el hecho de enamorarse de la joven Malchika.

Resultado de imagen de Az obsitos 1917

Cuando el amor le embarga, cuando la aceptación de petición de mano es inminente, a Andras no le quedará otra que confesar la suplantación de identidad sobre la de su estimado amigo, con lo que por un lado acaba destrozando a la madre y a la hermana, pero que por el otro está ganará un hijo y la pequeña un buen esposo.

A destacar la estructuración del guión, de las escenas rodadas (en su totalidad exteriores) y el buen uso de actores no profesionales. La película está basada en una opereta de título homónimo del compositor húngaro Károly von Bakonyi (1910).

Escrito por Rodolfo Monserrat