La Filmoteca de Catalunya dentro del ciclo “Musicals, tal com sonen” ha presentado el drama de “Wedad” de los directores egipcios Ahmed Badrakhan y Fritz Kramp.

Cuenta la historia de Wedad, una egipcia “propiedad” de Baher, un comerciante de mediana edad que está locamente enamorado de la joven.

we.jpg

Un buen dia Baher pierde todo lo que tenía en una emboscada que arma otro comerciante local, en el que en mitad del desierto le roba toda la mercancía que llevaban sus empleados. En ese momento Baher cae sumido en el pánico, pues no tiene nada con que hacer frente sus deudas.

Wedad, al ver a Baher tan agobiado, le propone de que la venda como esclava y así pueda recuperarse económicamente. Este de inicios no lo ve nada claro, pero al final acepta pese a la profunda herida que le infringe tener que desprenderse de quien ama.

Resultado de imagen de Wedad 1936

La venta se realiza a un acaudalado anciano, quien la usará de sierva y de cantante, cualidad por la que sobre todo el viejo la acepta. El hombre tiene por hijo a un tirano, un ser bastante despreciable que acosará constantemente a la pobre Wedad.

Los meses pasan y Wedad no es feliz, ha perdido la ilusión, cosa que el decrépito hombre lo ve en su rostro. Este, en su lecho de muerte accede a otorgarle la libertad mediante la firma de un documento, para que no acabe en manos de su despiadado hijo y pueda hacer con su vida lo que desee.

Resultado de imagen de Wedad 1936

Esa libertad dará pie a recuperar a Baher, el amor que perdió a consecuencia de su “venta forzosa” como cautiva.

A nivel argumental está muy bien narrada, la musicalidad de las piezas interpretadas por su protagonista, Umm Kalzum (cantante egipcia 1898-1975) esta muy bien adaptadas dentro del contexto expuesto y la escenografía en general está muy bien elaborada. Para ser una cinta de 1936, con los medios del momento, el blanco y negro es bastante nítido y la sonoridad es aceptable.