Dentro del ciclo “Musicals, tal com sonen” la Filmoteca de Catalunya nos trae “Yankee Doodle Dandy” del director de origen húngaro Michael Curtiz.

Cuenta la historia del norteamericano George M. Cohan (Providence, 1878 – Nueva York, 1942), quien fuera actor, cantante, bailarín, autor, compositor, productor, empresario teatral, director y coreógrafo. El relato parte desde la Casa Blanca, durante los primeros días de contienda de la Segunda Guerra Mundial, el presidente Franklin D. Roosevelt le llama para hablar con él.

Resultado de imagen de Yankee Doodle Dandy 1942

La conversación se inicia con un cordial saludo, y es cuando Roosevelt decide pedirle a  Cohan que le cuente su vida. Cohan empieza por el principio, desde su nacimiento, el 4 de julio de 1878, porque sus padres le pusieron como nombre George, por George Washington y, su devoción por la bandera desde bien pequeño.

El relato prosigue a través de su niñez y su gran vinculación a la escena teatral ya que sus padres eran artistas de vodevil. Cohan fue un rebelde desde el principio y quiso destacar en todo, cosa que no dejó de causarle problemas toda su vida tanto con productores como con los dueños de los teatros donde iban.

Resultado de imagen de Yankee Doodle Dandy 1942

Cuando sus padres lo creen conveniente, a él y su hermana, los añaden a la escena y pronto se convierten en “The Four Cohans” acaparando gran éxito en todos los lugares donde actúan.

Así pasan años, hasta que su hermana decide casarse y la mesa se queda coja de una pata. Nada volverá a ser como antes. Sus padres también empiezan a ser mayores, y Cohan decide dejar de actuar y empieza a componer canciones, pero nadie quiere sus partituras.

Resultado de imagen de Yankee Doodle Dandy film

Gracias a su constante lucha, acaba conociendo Sam Harris, productor, escritor y propietario de un teatro en Broadway, que  finalmente aunando fuerzas consigue encontrar el éxito en sus composiciones.

Durante ese periodo de bonanza profesional Cohan contrae matrimonio con Mary, una joven cantante y bailarina de su elenco que, curiosamente fue a pedirle trabajo una noche a su camerino y, acabó siendo el amor de su vida.

Resultado de imagen de Yankee Doodle Dandy film

Cohan y Harris fueron socios productores durante quince años, donde produjeron dieciocho musicales de Broadway. La relación se rompe por mutuo acuerdo ya que Cohan, con la muerte de su hermana, madre y padre, decide alejarse de los escenarios y ir a vivir a un lugar donde nadie le conozca. Así es como parte hasta una isla con su mujer, hasta que un día unos jóvenes lo ven tumbado en una hamaca, pero no lo reconocen, pues la memoria colectiva con el paso de las generaciones se borra.

En ese punto de inflexión, del no recuerdo, se añade los problemas económicos de su amigo Harris, que le pide a su mujer, vía telefónica, que Cohan le eche un cable y actúe una vez más en un espectaculo. Este accede por ayudar a un amigo y por recordar al mundo quien fue.

Resultado de imagen de Yankee Doodle Dandy 1942

Regresamos a la Casa Blanca, donde el presidente Roosevelt le entrega la Medalla de Oro del Congreso de los Estados Unidos por su contribución a la moral durante la Primera Guerra Mundial, gracias a las canciones “You’re a Grand Old Flag” y “Over There, ya que según el presidente se puede servir de muchas formas al país, y sus escritos dieron fuerza a toda una nación.

Otro Feedback  nos lleva de vuelta a los escenarios. En 1937 en el musical “I’d rather be right” Cohan interpretará al Presidente Roosevelt. Cohan por primera vez y, última vez, actúa en un musical no escrito por él mismo. 

Resultado de imagen de Yankee Doodle Dandy 1942

En la escena final, acaba saliendo por la escalinata de la Casa Blanca a ritmo de claqué y ve fuera de esta un desfile militar en el que los soldados cantan su “Over There”, al que decide unirse y cantar a modo de broche final en su carrera profesional.

A destacar la calidad de los guiones, de las interpretaciones y de la increíble puesta en escena de las coreografías, perfectamente sincronizadas y colocadas para contar la apasionante vida de George M. Cohan.

Resultado de imagen de Yankee Doodle Dandy 1942

Añadir la cuidada estética de la fotografía en blanco y negro, los contrastes de luz y los planos secuencia de la misma. Una obra de arte cinematográfica de Michael Curtiz, preludio ese mismo año de lo que acontecería con “Casablanca” de Bergman y Bogart.

“Yankee Doodle Dandy” ha sido reconocida como una de las cien mejores películas americanas según el American Film Institute.

Escrito por Rodolfo Monserrat