Dentro del ciclo “Per amor a les arts”, la Filmoteca nos trae “True Stories” del cantante, guitarrista, compositor, cineasta y actor escocés David Byrne.

El relato es sencillo, cuenta como un pequeño pueblo Tejano ficticio (Virgil) anda organizando una celebración por su 150 aniversario de la independencia del estado. La fiesta estará patrocinada por la empresa “Varicorp Corp”, dedicada a fabricar ordenadores. Parece que se busca esta referencia como valor al progreso, como las cosas cambian con el paso del tiempo.

Resultado de imagen de true stories david byrne

La festividad es el pretexto que usa Byrne, el director, para mostrar cómo es la América profunda, como son sus habitantes y sus costumbres, y como el tiempo hace de las suyas dando evolución a algunos y dejando atrás a otros. 

Los personajes son de los más variopintos, por destacar algunos comentar el de Louis Fyne, protagonizado por John Goodman, un hombre que trabaja para la empresa patrocinadora, que escribe canciones tristes y, que parece no estar hecho para el amor a pesar de ser todo un romántico; Miss Rollings, Swoosie Kurtz, una mujer que vive postrada a su voluntad en una cama, donde sirvientes y mecanismos le dan todo lo que “aparentemente necesita para el dia a dia” sin necesidad de juntarse con el populacho; “El predicador”, John Ingle, una figura muy controvertida en el pueblo, que va lanzando en sus discursos dominicales mensajes subliminales contra el sistema; o el Sr. Tucker, Pops Staples, un peculiar asistente del hogar de dia y ritualista de vudú en su tiempo libre.

Resultado de imagen de true stories david byrne

La cinta mantiene un ritmo constante y entremezcla el drama con la comedia, un relato surrealista acerca de lo que es la vida, en un tono jocoso y muy “estrafalaria”. La mayor parte de la banda sonora de la película está firmada por el grupo Talking Heads, del que formaba parte de la banda el mismísimo director.

A parte de estar llena de topicos tipicos, sus personajes son del todo eclécticos, sujetos que rozan la rareza del ser, pero en la que podemos ver claramente reflejados valores como el amor, la envidia, la tristeza, la alegría, el respeto, la compasión, la humildad… en definitiva la pura condición humana.

true_stories_1_1280.jpeg

Con este trabajo Byrne busca retratar la década norteamericana de los años 80, con una doble crítica. Por un lado la del sur tradicionalista e intransigente del momento, por otro la aparición del progreso, mecanismo que está haciendo cambiarlo todo pero de la forma menos inesperada; está haciendo más daño sobre las psiques que los posibles y cuestionables beneficios que puede llegar a aportar a la sociedad, en este caso al pueblo de Virgil.

“True Stories” está considerada como película de culto dentro de la etiqueta del cine independiente,

Escrito por Rodolfo Monserrat