Esta es la historia de Xiaobing Zhang, una adolescente china de 17 años que por cuestiones no explicadas en su testimonio, decide emigrar hasta Buenos Aires (Argentina) junto con su familia, de la cual aún no conoce a sus hermanos menores. Cuando llega al país se encuentra con una familia que en cierta manera la rechaza, un shock cultural importante frente a lo oriental y una barrera idiomática puesto que desconoce totalmente el castellano.

Xiaobing vive atrapada con su estirpe en la lavandería que regentan, pero ella quiere ser independiente y entrar en el mercado laboral por su cuenta puesto que necesita orientar su vida a algo que aún no sabe muy bien dónde la llevará.

Resultado de imagen de El futuro perfecto - Nele Wohlatz

Empieza en una charcutería, pero la carencia del lenguaje le hace ser dubitativa en lo que le piden los clientes y constantemente acabar equivocándose. Así pues a la semana es despedida por el propietario. En ese momento es cuando Xiaobing decide empezar a tomar clases de lengua, unas lecciones que compartirá con otros alumnos asiáticos y con los que irá conformando un primer grupo de amistad.

Pasan los días y, ahora la muchacha decide que se llamará, de forma occidental, Beatrix, y con esa “nueva identidad” tratará de afrontar los retos diarios, entre ellos iniciar una nueva andadura en lo laboral trabajando en un supermercado cercano a la lavandería de sus padres.

Resultado de imagen de El futuro perfecto - Nele Wohlatz

Uno de los días en que acaba la jornada del trabajo, conoce a Vijai, un muchacho indio con el que empezará a entablar una relación de amistad y con la que aparentemente, al menos por parte de Vijai, buscará unirse más a la joven Xiaobin, cosa que los padres de Zhang no aprueban, ya que para ellos solo debería relacionarse con otros chinos e incluso están medio apañar un matrimonio con un joven asiático, cosa que ella no va a tolerar.

La cinta está basada en hechos reales, siendo Xiaobin Zhang la protagonista de su propio relato. Un viaje sobre la incertidumbre de no sentirse enraizado al mundo, de no saber de dónde vienes, dónde estás y hacia dónde vas; de hallarse en la tesitura de vivir una vida no acorde a lo que uno desea.

Resultado de imagen de El futuro perfecto - Nele Wohlatz

Esto último lo vemos en el transcurso de la película en tres personajes claves; Xiaobin, Viraj y Nahuel.

En el caso de Xiaobin como he comentado, ir a un lugar donde todo su mundo se gira y se transforma en otra cosa que desconoce cómo ligar a su mentalidad. Por la parte de Viaji, el hecho de viajar hasta Argentina para trabajar pero sentir que debe regresar a su India natal, de seguir los dictámenes de su religión y de casarse según sus costumbres, sin él compartir en cierta manera esa identidad. Y, por último Nahuel, haciendo de amigo de Xiaobin y actor también dentro de la película, puesto que realmente es intérprete (hace unos meses reseñamos Au revoir là-haut de Albert Dupontel, donde él es el protagonista), un Nahuel que no siente ser argentino, habla chino mandarín perfectamente y necesita relacionarse con gente del país asiático, puesto que es así cómo se siente en esta ficción, claro está, más oriental que bonaerense.

Resultado de imagen de El futuro perfecto - Nele Wohlatz nahuel

Parece que el sentimiento de pertenencia es en lo que más ahonda Nele Wohlatz, la directora, puesto que la falta de arraigo a una tierra, sea por el motivo que sea, desubica a los jóvenes, llevándolos a un sentimiento de culpa y a un resistente desasosiego interior.

La cinta es claramente un documental ficcionado, en formato de ensayo, que trata de mostrar en definitiva que “el futuro perfecto” no existe, podemos encontrar algo similar a ese “sueño” pero no va a asemejarse al que imaginamos, sino más bien va a tener obstáculos, más o menos fáciles de superar, pero el resultado final que encontremos será un porvenir algo diferente al que buscamos desde un principio.