En esta sesión se ha proyectado las siguientes películas;

“Mrtvi dan” (Day of the Dead) de Ivan Martinac (1965), “L’Abandon” de Vjekoslav Nakić, (1967), “Bageri proždiru zemlju” (Bulldozers Devouring Dirt) de Martin Crvelin (1967), “Caffe Manon” de Ranko Kursar (1967), “Koncert” (Concert) de Lordan Zafranović (1965), “Florescencije” (Fluorescences) de Ante Verzotti (1967), “Tango de la muerte” de Branko Karabatić (1981), “Zrcalo” (Mirror) de Luka Bezić (1987), “Usta puna vode” (A Mouthful of Water) de Žarko Batinović (1989) y “Ovdje smo posve sami” (We Are All Alone Here) de Petar Fradelić (1987).

Mrtvi dan (Day of the Dead)

Lo que quiere mostrarnos Martinac es el contraste de la lúgubre Split frente a la vida de sus habitantes, unos ciudadanos llenos de vitalidad que a pesar de vivir en un lugar gris y en cierta manera, decadente, no quieren dejar de formar parte del lugar donde sus raíces se han aposentado.

Resultado de imagen de Mrtvi dan" (Day of the Dead) de Ivan Martinac

L’Abandon

Parece que ese “abandono” del que nos habla Nakić no es más que la tenebrosidad de algunos parajes solitarios, aparentemente faltos de vida que acaban por formar parte de la periferia. Lugares de paso, en los cuales no nos detenemos a ver qué historias cuentan y que de la forma en que está rodado, dan un cierto pavor psicológico que acaba imponiéndose al realismo neutro del emplazamiento. El tiempo y el espacio son una constante en el film.

Bageri proždiru zemlju (Bulldozers Devouring Dirt)

Crvelin teme al futuro de la mecanización, a como lo cambia todo, tanto el aspecto paisajístico de la ciudad de Split como la forma en que va acontecer en la vida de sus residentes. Un miedo que lo hace visible con el paso del metraje y al que parece no aguardarle ninguna esperanza.

Caffe Manon

Mostrar la cotidianidad del trajín diario en el Caffe Manon de Split, entre empleados y comensales, es el fin con que rueda Kursar este film, un trabajo en el que no solo se centra en los rostros, va más allá grabando a todo detalle.

Al inicio y fin de la cinta se plasma la canción “A Whiter Shade of Pale” (1967)del grupo británico de rock Procol Harum, que parece darle un toque nostálgico al lugar.

Ranko Kursar, Caffe Manon (1967), 9'12''

Koncert (Concert)

Zafranovic busca mostrar el concepto de “embriaguez” a través de un grupo de músicos a la orilla de la playa de Bacvice. Cada uno, según siente su estado, deambula entre la conciencia del momento y el espectaculo, entre la luz de la falsa felicidad y la más pura realidad. La “Oda a la alegría” de Beethoven pone sonido a este estado “borrachera”.

Florescencije (Fluorescences)

El temblor de la cámara de Verzotti, mientras rueda el contraste entre la luminosidad del dia y la oscuridad de la noche de Split, busca mostrar otro punto de vista de lo cotidiano. A ritmo de Ray Charles acelerado, sobre un vinilo de 33 rpm puesto a 45 rpm, acelera el ritmo de la agitación del director. Parece que busca crear del momento un abstracto sincero.

Resultado de imagen de Florescence Ante Verzotti

Tango de la muerte

Al ritmo del compás de la maquinaria de un reloj, el tiempo pasa. Ese paso lo llama el cancer de la vida, pues sin él no somos nada, es la regla que marca nuestros pasos y el único elemento que no podemos comprar. El tiempo es el que es, y cuando se nos acaba, el sigue contando pero nosotros ya no estamos. Entre voces del pasado como la de Martin Luther King o Billie Holliday, Karabatić busca concienciarnos del valor del momento.

Resultado de imagen de Tango de la muerte Branko Karabatić

Zrcalo (Mirror)

Imágenes combinadas de películas ya rodadas, buscan una nueva sintonía y en si una nueva reinterpretación de lo que eran y de lo que ahora en forma de collage es. Cintas de de varios miembros del club, recortadas y unidas para formar este espejo, un espejo de ideas al que se le añade la musicalidad de la banda sonora de Barry Lyndon (1975) del maestro Stanley Kubrick.

Zrcalo.jpg

Usta puna vode (A Mouthful of Water)

Imágenes sin sonido, solo el lenguaje no verbal es el predominante en el film. Una trama dramática que busca llegar hasta la intimidad sin buscar el efecto emotivo, la desnaturalización de la ausencia de la esencia propia del ser.

Ovdje smo posve sami (We Are All Alone Here)

La idea del tiempo en lugares vacíos, en lugares donde estamos de paso o, donde nada cambia aunque el tiempo no se detenga es la idea que quiere mostrar Fradelić en su film. El concepto del paso del tiempo, algo que es real ahora, pero que se difumina en el antes y que se transforma en un concepto abstracto en el futuro, al que llegamos a base de remembranzas alteradas.

Resultado de imagen de Ovdje smo posve sami Petar Fradelić