En esta cuarta jornada de la mostra de cinema italià de Barcelona se ha proyectado “Il vizio della speranza” de Edoardo De Angelis (2018) y “Ovunque proteggimi” de Bonifacio Angius (2018).

Il vizio della speranza

El escenario de esta cinta es la playa del Castel Volturnose, en Nápoles. Un lugar donde la mafia anda por sus anchas y es el centro de operaciones del narcotráfico, de la trata de blancas y de la venta de bebés robados a prostitutas e inmigrantes ilegales que para sobrevivir aceptan cualquier billete.

La protagonista es María, una joven que vive en un indeseable entorno familiar, es el sustento de esta. Su ocupación es transportar y vigilar, en las últimas semanas de gestación, a las mujeres que ceden sus vientres de alquiler para vender posteriormente a sus pequeños. Las condiciones en las que están hacinadas estas mujeres es infrahumana y, por ende, la falta de higiene hace peligrar la vida de estas almas atrapadas en el sistema camorrista.

Resultado de imagen de Il vizio della speranza

Ahora es Maria quien descubre que está embarazada y confesárselo a su familia va a ser el peor de los momentos de su vida, porque una carga más puede hacer peligrar el negocio que mantienen con ella. Ahora es ella, siendo esta su propia carcelera, quien tiene que decidir si seguir la senda de las pobres inmigrantes y malvender a su hijo o por el contrario, escapar de todo y dejar atrás la crueldad que ahora acaba de entender como madre al sentir empatía con estas pobres mujeres.

A destacar la excelente interpretación de los protagonistas, la calidad y nitidez de la fotografía y la estupenda banda sonora, una mezcla de canciones africanas con ritmos napolitanos, que le da al relato un ritmo más agitado. En cuanto a la historia, no la veo demasiado creativa por lo que cuenta pero si como lo cuenta, cambia el punto de vista al drama de la inmigración y la inhumanidad del hampa.

Ovunque proteggimi (Este último texto es cedido por cortesía de Cartelera Italiana).

Con su segundo largometraje, “Ovunque proteggimi”, presentado en el Festival de Cine de Turín, el director Bonifacio Angius demuestra un talento visceral para contar historias sobre la vida en los márgenes de la sociedad.

La cinta narra la huida de un hombre y una mujer con problemas de salud mental, que se conocen por casualidad en la sala de un hospital. Ambos se encuentran en una encrucijada, por lo que deciden embarcarse juntos en un viaje por Cerdeña, en busca de una segunda oportunidad.

Algunos la han comparado con “Locas de Alegría” de Virzi pero Angius encuentra su propio ritmo y sobre todo una manera de rodar que hace que desde el primer instante te enamores de sus personajes.