“Die Unsichtbaren” cuenta la historia, basada en hechos reales, de cuatro jóvenes judíos que sobreviven “siendo invisibles” en el Berlín de comienzos de la crueldad nazi de principios de los años cuarenta.

En la capital las cosas se están poniendo muy feas para los judíos, que empiezan a ser identificados y diferenciados por estrellas cosidas en los abrigos, tratados como gente de segunda en los lugares públicos y mangoneados por las autoridades alemanas. Un gobierno que trata de buscar la forma de deshacerse de aquellos a los que ya a clasificado como “los responsables de todos los males del mundo”, pretexto usado para justificar el exterminio y el expolio de toda una cultura.

Resultado de imagen de Die Unsichtbaren - Claus Räfle

En febrero de 1943, el régimen nacionalsocialista declara que la capital está completamente libre de judíos (judenfrei), cosa que es incierta, puesto que se calcula que 7.000 continúan clandestinamente viviendo en la urbe.

Las cuatro almas adolescentes con las que cuenta este relato son Hanni Lévy, Cioama Schönhaus, Eugen Friede y Ruth Arndt.

Resultado de imagen de Die Unsichtbaren - Claus Räfle

Hanni ha perdido a sus padres. La muchacha decide teñirse el pelo para pasar desapercibida por la ciudad. Nadie la reconoce y eso que va por calles principales y visita muchas tardes los cines de Berlín. Está tan bien camuflada, que cuando todo termina, los soldados rusos no creen que no lo sea, hasta que ella muestra su pasaporte. En palabras textuales de Hanni, dijo textualmente “Sobreviví al Holocausto porque no me escondía en un sótano como Ana Frank, me escondía en plena vida pública“.

Cioma Schönhaus, un muchacho que también decidió vivir su clandestinidad sin ocultarse del mundo. Pasó sus días de hogar en hogar, lugares destinados a dar cobijo a jóvenes procedentes del frente, pero él supo ingeniárselas para que nunca le pidieran los documentos pertinentes de acceso, entrando tarde a las casas y saliendo pronto por las mañanas. Se convierte, gracias a un alemán, en un falsificador de pasaportes, cosa que hace que no solo salve él su alma, sino que también la de decenas de judíos atrapados en la urbe. Su vida finalmente dió un giro y se elevó a un status superior hasta llegar a comprarse un velero. El libro el “El falsificador de pasaportes” cuenta él mismo la historia de su vida.

inv.jpg

El joven Eugen Friede, para salvarse del caos del momento, decide unirse a un grupo de resistencia que se dedica a distribuir folletos propagandísticos contrarios al régimen del Tercer Reich. Vivió oculto entre amigos, familiares y conocidos que le protegían. Finalmente acabó en la casa de una familia no judía, cuyo hijo estaba en las Juventudes Hitlerianas. Algunos días llevó el uniforme de las Juventudes Hitlerianas del vástago de la familia con tal de disimular en caso de que alguien les visitase inesperadamente.

Resultado de imagen de Die Unsichtbaren - Claus Räfle

Y por último Ruth Arndt, hija de un reconocido psiquiatra, y una amiga sueñan con la libertad, para sobrevivir consiguen trabajar juntas de niñeras en la casa de un oficial alemán. Para vivir, y poder salir de la casa en sus tiempos de ocio, deciden hacerse pasar por viudas de caídos en la guerra.

“Die Unsichtbaren” es un testimonio doble, por un lado el espíritu de supervivencia  que hacen del ingenio la fuerza de empuje para sobrevivir en un entorno totalmente hostil, y por otro, hacer justicia de aquellos alemanes “buenos” que estaban en contra de las practicas del Tercer Reich y que con su acción y generosidad, lograron salvar a muchos de ellos.

Resultado de imagen de Die Unsichtbaren - Claus Räfle

Las actuaciones se intercalan con entrevistas reales de sus protagonistas, ya que inicialmente, el plan original de este trabajo era hacer un documental solo con entrevistas. Räfle confiesa durante el coloquio posterior a la proyección, que finalmente surgió la idea de mezclar realidad con ficción basada en los hechos, y de todo ello salió estos testimonios amenos para entender que sucedió en ese Berlín que poco cuentan los libros, ese visto desde otro punto de vista tan dramático de, en este caso, juventudes rotas por la barbarie.

Escrito por Rodolfo Monserrat