Dentro del ciclo “Simfonia Bergman” que está llevando a cabo la Filmoteca de Catalunya en este mes de junio, hoy se proyectó “För Att Inte Tala Om Alla Dessa Kvinnor” (Esas mujeres) de 1964.

Esta es la historia de Félix, un maestro violonchelista que acaba de morir. Tras de él un séquito de mujeres pasan frente a su cuerpo donde todas indican que fue un ser único. Parece que el recuerdo de su música no basta y está en la memoria colectiva de su esposa Adelaide (Eva Dahlbeck) y sus seis amantes; Madame Tussaud (Karin Kavli), Abejorro (Bibi Andersson), Beatriz (Barbro Hiort af Ornäs), Traviata (Gertrud Fridh), Cecilia (Mona Malm) e Isolda (Harriet Andersson).

Resultado de imagen de esas mujeres bergman

Cornelius (Jarl Kulle), crítico periodístico, es el encargado de atrapar el relato de las féminas y sus más allegados para recomponer la biografía que lo haga eterno. Así pues, es invitado a Villa Trémolo, residencia de verano propiedad de una antigua amante de Félix, conocida como Madame Tussaud  donde empezará su labor. Allí, a través de los recuerdos de las situaciones pasadas vividas por estas mujeres, se nos va formando una idea de como fue el genio. Solo la voz de los que vivieron a su lado resuelve el puzzle de la personalidad del artista, dado que Bergman, astutamente evitó rodar ningún plano en el que pudiésemos ver el rostro del músico y, todo tuviéramos que imaginarlo a través del relato verbal.

Resultado de imagen de För Att Inte Tala Om Alla Dessa Kvinnor

Aquí el dicho “a rey muerto, rey puesto” va como anillo al dedo, pues al final de la trama, en un feed-back, cuando Félix está a punto de tocar, cae y muere, pero rápidamente otro joven violonchelista ocupará el puesto y con ello el harén del pobre maestro. Parece que nadie es imprescindible aunque en este mundo seas el más talentoso de tus congéneres.

Bergman hace que las mujeres sean el referente de la cinta, donde cada una aporta una visión y en conjunto parece que enjuiciamos al personaje por sus buenas o malas acciones en vida.

Resultado de imagen de För Att Inte Tala Om Alla Dessa Kvinnor

Esta disparatada comedia tiene un tono humorístico que rozaría la mofa, algo que no gustó demasiado a la crítica del momento que la encontró ofensiva al maltratar a lo que ellos se dedicaban.

Como dato curioso comentar que “För Att Inte Tala Om Alla Dessa Kvinnor” fue la primera película que Ingmar Bergman haría en color, algo que trajó consigo ser más cuidadoso con los detalles de vestuario y decorado durante todo el proceso de creación de la misma.