Dentro del nuevo ciclo que propone la Filmoteca de Catalunya, “Maig del 68: Pierre Clémenti i altres icones” ahora que se cumplen los 50 años de aquel acontecimiento que prometía cambios, nos trae una cinta inclasificable (nada que ver con la Nouvelle Vague), según palabras textuales de Balthazar (el hijo de Pierre Clémenti), enmarcada dentro de lo experimental; “À l’ombre de la canaille bleue”.

a_lombre_de_la_canaille_bleu.jpg

La trama es sencilla de contar; la lectura del diario escrito y plasmado en los recuerdos visuales de un hombre, que representaría al movimiento de protesta del 68, que vive en Necrocity (una ciudad lóbrega llena de terrores nocturnos) y que acaba por descender al infierno donde deberá batallar entre los coqueteos con las droga, el sexo extremo, la incesante violencia (provocada y que provoca ante los efectos de los psicotrópicos) y por último, el cara a cara con la muerte.

En Necrocity, la mayoría de los ciudadanos solo viven por y para los placeres mundanos más extremos; el consumo de alcohol, de drogas y las excéntricas fiestas. De este caos deriva en una terrible oleada de crímenes y asesinatos, donde la ley deberá imperar con eficiencia a base de brutalidad policial.

Resultado de imagen de "À l'ombre de la canaille bleue" - Pierre Clémenti

“La canaille blue” es el nombre despectivo que se le aplicó a la gente de malvivir, a los chicos malos o matones que iban con sus chupas tejanas atemorizando a las personas con brusquedad y que, en definitiva, campaban a sus anchas por las calles de la ciudad del amor.

En la película, aparece un personaje llamado “Capitaine Speed” no es más que la representación del elemento “droga” en la sociedad y, vemos claramente como va acabando con las personas a golpe de sulfato de anfetamina, más conocido con el seudónimo del capitán.

Resultado de imagen de "À l'ombre de la canaille bleue" - Pierre Clémenti

“À l’ombre de la canaille bleue” es un thriller de ciencia ficción tremendamente oscuro y de un desbordante surrealismo, lleno de imágenes y acciones perturbadoras y con el añadido de la psicodélica la música rock y punk “underground” del momento.

Clémenti nos trae su “primera ficción política” en forma de ensayo inacabado con un final sin definir, como quisiendo dejar al espectador ser participe de la sobredosis de acciones aquí presentes. 

La cinta fue filmada íntegramente en París (1978 – 1985), que podemos intuir por algunos rótulos y displays en francés, ya podía haberse rodado en cualquier lugar del planeta, esta basada en un cuento del poeta y actor tunecino Achmi Gachem, que actúa en la misma.

Resultado de imagen de "À l'ombre de la canaille bleue" - Pierre Clémenti

Comentar que esta cinta fue terminada después de que Clemency finalmente completó después de cumplir una condena de 14 meses de cárcel por falsas acusaciones de drogas, puesto que lo que quería la justicia francesa era inhabilitarlo temporalmente por su acción política durante las revueltas del mayo francés, en los días de vino y rosas. La película en parte, fue subvencionada por Gala, la mujer de Salvador Dalí, que aportó recursos económicos para terminarla.

Aunque es una ficción, no deja de ser un testimonio de lo que fueron los movimientos clandestinos franceses en aquella década de profundos cambios.

Las películas de Pierre Clémenti , según comenta su hijo, se han preservado en el Centre Georges Pompidou, el cual solo se ha dedicado a almacenarlas pero no les ha dado salida a salas de proyección, cosa que ha hecho que pocas veces se hallan podido disfrutar.

Imagen relacionada