Dentro del ciclo “Vam començar en silenci” la Filmoteca de Catalunya nos ha presentado el relato mágico “El ladrón de Bagdad” del director estadounidense Raoul Walsh.

La película se inicia con un titular sobre el cielo; “Happiness must be earned”. Es el preludio de lo que va a acontecer en el film, algo que va a ser capaz de demostrar que las cosas que se obtienen con facilidad acaban durando poco y llenando un misero vacío personal, pero aquellas que se trabajan y cuestan de conseguir son las que realmente merecen la pena y el haberlas alcanzado, generan una satisfacción personal.

A partir de la premisa anterior, da comienzo la película.

Ahmed es un habilidoso y pícaro ladrón que sabe, sin que nadie se de cuenta, como sustraer lo ajeno por las calles de una concurrida Bagdad. Tiene una capacidad ingeniosa de hacer deslizar sus manos en bolsas ajenas y, parece que nada se le resiste, es un hombre que consigue todo lo que quiere.

Resultado de imagen de thief bagdad walsh

Un día, él y su compañero de “aventuras” planean perpetrar un robo en el palacio del califa.

Una noche, Ahmed decide escalar los muros de palacio con la ayuda de una cuerda mágica, que había robado previamente a un mago. Una vez llega a lo alto de la fortaleza, recorre todas las estancias a la búsqueda del tesoro del califa. Se queda anonadado cuando en uno de los salones principales ve a la princesa dormida. Por un momento queda prendado, pero realmente algo se ha removido en su interior.

Una de las asistentes, de origen mongol, que cuida a la princesa descubre a Ahmed merodeando por el palacio y pronto llama a los guardias para apresarle, pero él, que es capaz de escabullirse de cualquier situación comprometida y, con sus habilidades de escapista, sale indemne de la alcazaba.

Thief-of-Bagdad.jpg

A las pocas horas, el califa convoca un encuentro con los principales príncipes de Asia, para dar futuro a su legado y, sobre todo para que su hija escoja al mejor candidato entre los que se presente.

A los pocos días, llegan al reino el príncipe de Persia, el príncipe de la India y el príncipe Mongolia.

Persia e India buscan la mano de la princesa, pero el mongol, con la estrategia de conquistar a su majestad quiere algo más; con un ejercito que aguarda en las murallas de la ciudad, quiere hacerse con Bagdad y así sumarla a los territorios ya conquistados.

Ahmed, para llegar al corazón de la princesa, decide vestirse con ropajes de príncipe y, aguardará que la damisela le escoja.

La princesa va a “jugar” con el destino y decide anunciar a sus sirvientas que el primer príncipe que toque el rosal de palacio, será el elegido. Por casualidades de la vida, Admed cae dentro del arbusto y, la princesa acaba eligiéndolo.

Resultado de imagen de thief bagdad walsh

Todo parece ir como la seda, hasta que Admed le confiesa a su amada que es un ladrón pero que la ama. La esclava mongol se da cuenta de este hecho y se lo cuenta al resto de pretendientes. Admed es condenado a muerte, pero antes será azotado. La princesa al enterarse decide ayudarle a escapar a través de las puertas ocultas de palacio.

Una vez eliminado el problema, el califa ofrece de nuevo a la princesa elegir a un nuevo pretendientes. La muchacha no lo ve nada claro, ya que ninguno de los pretendientes es de su agrado, solo su amado ladrón es al que desea.

Como no sabe como actuar ante tal situación decide emprender un juego con los restantes pretendientes. Propone que vayan a la búsqueda de un extraordinario tesoro, algo que supere todo lo que ella haya visto jamás. Tienen siete lunas para volver con el fantástico presente.

Resultado de imagen de ladron bagdad walsh apple

Admed desesperado, decide acercarse hasta la mezquita y consultar a el guía espiritual quien le da el consejo del inicio del film; “hay que luchar por la felicidad”. Admed se propone en ese momento emprender un viaje hacia su objetivo, la princesa que ama. Es por ello que irá hasta el más recóndito lugar del planeta para traerle en mejor de los presentes a su querida. Ahmed deberá atravesar el valle de fuego, el de los monstruos, en donde mata a un dragón, la caverna de los árboles encantados, y el fondo de las aguas, consiguiendo la llave que le permite entrar en la morada del caballo alado. Con él atraviesa los cielos haciéndose con una capa que le hace invisible y un cofre mágico como presente a la princesa.

Mientras tanto la princesa es envenenada, por orden del príncipe mongol, a manos de la sirvienta del mismo origen asiático.

El príncipe de Persa lleva de vuelta al palacio una alfombra voladora, el de la India un ojo de cristal sustraído de una estatua religiosa y el mongol una poderosa manzana.

Resultado de imagen de ladron bagdad walsh

Pero en su viaje de retorno, la cosa se tuerce, los tres pretendientes ven a través de la bola de cristal que la princesa ha sido envenenada, usan la alfombra para llegar rápidamente al fortín y, por último el elixir de la manzana salva a la dama.

Una vez que la princesa despierta, indica que ninguno de los tres regalos es completo ya que cada uno de ellos, ha sido necesario para salvarla. Es cuando entonces, el príncipe mongol, derrotado por el rechazo de la dama, levanta al ejercito dormido para que tomen la ciudad.

Resultado de imagen de ladron bagdad walsh glass

Ahmed, al llegar a Bagdad y ver lo que ocurre, echa mano del cofre mágico y libera un inmenso ejército, que hará añicos a las tropas mogolas. Con posterioridad, hará uso de la capa invisible para rescatar a la princesa, a la que el califa definitivamente le da su aprobación. Con ello, la pareja subirá a la alfombra voladora para emprender el viaje que les lleve a la felicidad.

La cinta acaba con la misma cita del inicio; “la felicidad ha de ser ganada”.

Resultado de imagen de thief bagdad walsh

Para ser una película de hace 94 años, es de una técnica visual impresionante. Desborda imaginación a raudales y la falta de sonoridad no impide que sigamos la trama de principio a fin. Están muy cuidados los decorados y la escenografía es estupenda.

Parece mentira, por la época en la que se rodó, pero la cinta tiene estupendos efectos especiales y, por último destacar la calidad del vestuario y la estupenda macrofiguración, perfectamente sincronizada, en la lucha final entre los ejércitos mongol y de Admed.

Esta adaptación de un cuento de “Las mil y una Noches, es todo un imprescindible dentro del cine silente.

La cinta ha sido acompañada musicalmente por el gran pianista Joan Pineda.