Dentro del ciclo “Carta blanca a Sergi López” que esta llevando a cabo la Filmoteca de Catalunya, se ha proyectado “Los siete samuráis” del maestro japones Akira Kurosawa (1954).

Estamos en el Japón del siglo XVI donde el campesinado estaba sometida a las agresiones constantes de bandidos, ladrones y asesinos, que tenían su fuente de recursos en la piratería en estos pobres y aldeanos.

Resultado de imagen de los siete samurais pueblo

Un buen día, uno de estos pueblos, hartos de que nadie les proteja, deciden por votación y con aprobación del mas anciano del lugar, buscar a varios samuráis con el fin de defender lo que es suyo.

Son pobres pero pueden ofrecer comida y cobijo. No todo samurái esta dispuesto a esa “miseria”, ellos tienen un código de honor y no se venden por cuatro granos de arroz. Cuando están apunto de tirar la toalla, aparecen “Kambei Shimada”, un samurái dispuesto a velar por la seguridad del pueblo. No solo eso, es capaz de formar un equipo con seis combatientes mas; “Kikuchiyo”, “Shichiroji”, “Katsushiro”, “Heihachi”, “Kyuzu” y “Gorobei”.

Resultado de imagen de los siete samurais

Los siete samuráis no van a luchar solos, antes de nada enseñan a los campesinos a tomar las armas, a mostrarles como deben defenderse en el campo de batalla y, en definitiva a formar a un ejercito que este al lado de estos siete valientes.

Todo parece estar listo, desde la formación sobre los ciudadanos como la estrategia sobre el mapa. Se han montado barricadas y se sacrificarán algunas casas, pero el centro de la aldea va a estar protegido y preparado para las batallas que acontecerán al final de la cosecha de ese año. Algo que cambiará el destino de sus vidas.

Resultado de imagen de los siete samurais

Una película muy emotiva, delicada y profunda. Toca desde el tema de la justicia o la lealtad, hasta el amor, una historia que parece que debería ser prohibida entre un samurái y una de las campesinas, porque pertenecen a clases sociales distintas.

Con una carga de “moralejas” extraordinarias de la sabiduría japonesa. Un testimonio totalmente imprescindible y recomendable, no solo para entender parte de la historia del país nipón, sino que es mas que eso; es un estandarte para aprender que a pesar de la vileza de unos cuantos, siempre existe la bondad del genero humano.

Resultado de imagen de los siete samurais

Cierto es que la historia que nos cuenta Kurosawa, no es  solo una cuestión puntual en un lugar remoto hace varios siglos atrás. El hecho de que pobres sean saboteados por poderosos no es algo que nos resulte tan extraño en pleno 2018, por lo tanto, está claro que esta cinta tiene la misma, o mayor, vigencia, hoy que en el año que se estrenó.

“Hemos vuelto a sobrevivir… hemos vuelto a perder. Los ganadores son los campesinos… no nosotros”