Dentro del ciclo “Vam començar en silenci” la Filmoteca de Catalunya nos ha presentado a la gran “Metropolis” del director de cine de origen austríaco Fritz Lang.

Nos situamos en el año 2026 en Metrópolis, una gran ciudad donde la sociedad esta segregada entre dos mundos, el que existe en la superficie, la clase acomodada y elitista y, a varios metros mas abajo una urbe donde están las personas de clase baja y, donde la maquinaria que nutre a Metrópolis de los recursos que necesita para que los de arriba mantengan sus comodidades sin preocuparse un ápice de las condiciones de explotación y maltrato de los trabajadores y, por consiguiente de lo que pase en las entrañas de ese oscuro submundo. Algo esta totalmente claro en esos bajos fondos, una normal esencial y no escrita; está prohibido salir al exterior.

Resultado de imagen de metropolis pelicula

El mandatario de Metrópolis es Johan Joh Fredersen, un hombre con un gran poder que por desgracia no sabe nada de lo que pasa bajo sus pies.

Freder, un apuesto muchacho e hijo de Fredersen, vive feliz en “el mundo” hasta que un día se cruza con María, aparentemente una profesora que lleva a un grupo de alumnos a un parque cercano y, de la que Freder acaba enamorándose a primera vista.

Así pues, el joven muchacho, no pierde el tiempo y decide seguir a María sin percatarse que esta desciende a otro mundo, un lugar subterráneo lleno de maquinas y obreros que malviven en condiciones inhumanas en jornadas de 12 horas ininterrumpidamente. Muchos de estos obreros desfallecen de ese agotamiento extremo, pero siempre hay alguien dispuesto a ponerse a los mandos de las máquinas.

Resultado de imagen de metropolis pelicula

Es allí abajo cuando descubre que la adorable María es “toda una institución” en los bajos fondos. Es la portavoz de los trabajadores y una defensora de ellos, siempre en un tono de orden, paciencia y sobretodo tratar las cuestiones en paz, tratando de no exaltar los ánimos.

Trata de encontrar la formula mas adecuada pero cree que esa va a llegar de la mano de un externo, un “Mediador” capaz de calibrar las desigualdades de ambos mundos.

Al saber de todo ello, Freder decide contárselo a su padre, pero este no sabe como llevar a cabo esta injusticia. Así pues Fredersen tratando de evitar una posible revuelta por parte de los trabajadores, decide pedirle ayuda a Rotwang, un científico loco y ambicioso que decide usar su ultima creación, un robot que puede, a través de trasmisión cerebral, traspasar la conducta y la apariencia de un humano. Así es como Rotwang decide secuestrar a María y traspasar sus psique y su forma al robot.

Resultado de imagen de metropolis pelicula

Ahora el robot es Maria para los obreros y, este ordena y ellos acatan. Pero este androide contiene un plus añadido por parte de Rotwang. Lleva impresa en su “ADN” el alma de Hel, la que fuera la mujer del científico y que durante esa relación estuvo con Fredersen. A raíz de esto, Hel quedó embaraza de Fredersen y esta, falleció al nacer Freder. Ahora, como bien dice el refrán que la venganza se sirve en plato frió, Rotwang utiliza este “Caballo de Troya” como venganza contra Fredersen, Freder y, en definitiva contra Metrópolis, con la intención de destruir todo lo creado por este magnate.

Mientras el robot suplanta a María, no cesa de lanzar mensajes incendiarios en contra de Fredersen y de su megapolis, caldeando el ambiente de los trabajadores.

Resultado de imagen de metropolis pelicula robot

Seguidores a la fuerza de esta nueva María, se inicia una revuelta que acaba por destruir la «Máquina Corazón», el centro neurológico en la generación de energía de Metrópolis. Esa paralización, provoca que los depósitos de agua de la ciudad se rompan y acaben inundando el submundo.

Sin darse cuenta los trabajadores, cegados por la malicia del robot, han debajo de lado a sus hijos, quienes están en sus casas. Todo empieza a llenarse de agua, pero Freder y la verdadera María estarán al quite, bajaran al submundo y acabarán salvando a los pequeños que andan desconcertados en tropel.

Resultado de imagen de metropolis pelicula

Mientras tanto los trabajadores ya totalmente encolerizados salen con rapidez hacia arriba en busca, y captura, de la supuesta “María”a la que, como si una bruja se tratara, atan a un poste y la prenden fuego. Al hacerlo, se descubre el exoesqueleto de metal y todos quedan asombrados.

La verdadera María está en los tejados de la catedral de Metropolis, atemorizada por el perturbado científico. Freder nada mas verla, decide subir a toda prisa por ella, aunque antes deberá lidiar con Rotwang que en el forcejeo, acabará cayendo de la cornisa del santo templo.

Imagen relacionada

María y Freder por fin juntos, en especial Fredersen y Grot (autoridad dentro de los trabajadores), quienes ahora cara a cara están junto con el “Mediador”.  Así pues María Y Freder acercaran posturas a través de un apretón de manos entre ambas partes y el leifmotiv citado por la propia María de que “El mediador entre el cerebro y la mano ha de ser el corazón”, englobarán un final que busca acercar posturas y, dar una esperanza a un principio de nueva sociedad futura.

Algo está caro, y a mi me sorprendió gratamente, no parece una película sacada de la hornada de los años treinta, ni por la temática, ni por la escenografía, ni los diálogos silentes ni, por la visión futurista a la que llega alcanzar. Todos sabemos que la corriente Art-Decó fue algo muy innovador entre 1920 hasta 1939, un diseño totalmente rompedor que parece ser de otro momento, de otro espacio, pero que acabó instaurándose desde Europa a todos los demás continentes. Un arte que cruzó fronteras en lo material, pero a lo que íbamos, Metropolis es una especie de futuro muy muy lejano, no se parece demasiado al que conocemos después de 90 años, pero la ideología del film, el control de las masas obreras no difiere tanto de la critica oculta que hay detrás del guión. Seguimos a pesar de ello sin aprender, ya que nuestros “mediadores” no quieren que nos unamos para así evitar las diferencias que siguen existiendo en nuestro planeta. Hoy tenemos diseños futuristas, pero la esencia de lo humano, sigue teniendo la misma base errática.

La película que se proyectó en la Filmoteca fue la última versión restaurada que se tiene, del año 2010. Una cinta a la que se añadieron más de 25 minutos inéditos a partir de que el investigador Fernando Martín Peña en 2008 encontrase una versión muy deteriorada en formato de 16 mm en la ciudad de Buenos Aires. El problema está en que la versión inicial tuvo muchas fragmentacciones y modificaciones en el montaje, sobretodo para su estreno en Estados Unidos, que dejaron sin parte del alma de “Fritz”. El metraje recortado se perdió sin más y nunca llegó a verse hasta ahora. Esas nuevas partes se notan claramente añadidas, puesto que la calidad de la imagen es bastante irregular al resto, pero es una maravilla poder ver algo más de esta fantástica cinta. Toda ella estuvo acompañada musicalmente al piano de las manos del gran maestro Joan Pineda.

Añado algunas de las curiosidad que he encontrado sobre Metropolis;

Con un presupuesto de 5 millones de Reichsmarks, fue la película más cara de su tiempo. Al cambio de hoy en día , serian unos 16 millones de dólares americanos.

Se tardó en rodar un año y  muchos fueron los percances que dieron lugar por exigencias del guión como por ejemplo, en la escena de la hoguera, uno de los vestido de una actriz salió ardiendo o, los 500 niños que usaron para la escenografía de la inundación subterránea, estuvieron a punto de sufrir hipotermia, ya que el agua utilizada estaba a baja temperatura.

Fue un fracaso en su estreno, así pues la crítica de su tiempo la tildo como “mala”. El escritor, novelista, historiador y filósofo británico H. G. Wells (1866-1946) comentó que era la película más tonta que había visto.

La película ha sido acusada en numerosas ocasiones de ser propaganda nazi, Fritz Lang lo negó rotundamente en las pocas ocasiones en las que habló sobre la cinta. Todo y así, Metropolis era la película favorita de Adolf Hitler.

Es posible que las únicas personas que tuvieron la oportunidad de disfrutarla íntegramente fueran aquellas que asistieron a verla en Berlín durante sus primeros meses de exhibición. Luego la censura hizo lo que sabemos…

Freddie Mercury era fan incondicional de la película y deseaba crear un videoclip homenaje. Así que compró los derechos de la cinta para evitar cualquier demanda contra la propiedad privada. El videoclip en cuestión es “Radio Ga Ga” (incluido en el disco “The Works” de 1984) y contiene escenas de la película. Fue, además de su videoclip mas caro hasta la fecha, un gran éxito para la banda.

Junto a “Los Olvidados” (1950) de Luis Buñuel, “El mago de Oz” (1939) de Victor Fleming, “La historia de la banda de Kelly” (1906) de Charles Tai y, otras seis películas, Metropolis está incluida en el Registro de Memoria del Mundo de la UNESCO, el cual se conforma por una serie de documentos, manuscritos, materiales audiovisuales… que poseen un gran valor universal.

El álbum Die Mensch-Maschine de la banda alemana de música electrónica Kraftwerk, está inspirado en esta película; George Lucas se basó en el diseño del Maschinenmensch para crear a C3-PO en Star Wars; las ciudades como Gottam en “Batman” (1989) de Tim Burton o, los Ángeles en “Blade Runner” (1982) de Ridley Scott, también tienen una fuerte influencia de esta cinta. Así que sin duda, Lang fue un gran visionario e inspirador de nuevos proyectos venideros.

Resultado de imagen de c3po metropolis