En la quinta jornada del festival Ohlalà! se ha proyectado “Félicité” (2017) d’Alain Gomis y “Une vie ailleurs” de Olivier Peyon y Cécilia Rouaud.

Félicité

Esta es la historia de Félicité, una madre soltera de Kinshasa, que se dedica a cantar en un bar de la capital. Es una mujer que lucha por su libertad como tal, una fémina que busca ser simplemente una persona autónoma en una África subsahariana donde la mujer no se la considera así. Es madre soltera porque ella decidió dejar al padre de su hijo aunque ello le supusiera perder derechos como el de ser amparada por el sistema sanitario.

Resultado de imagen de Félicité”(2017) d'Alain Gomis

Para Félicité, todo cambia cuando Samo sufre un accidente con la motocicleta en la que viajaba y necesita una operación para salvarle la pierna. Una encrucijada de sentimientos contradictorios, pero que deberá afrontar, si quiere ayudar a su querido hijo.

“Félicité” es un canto a la vida y a la lucha por aquello en lo que uno cree y defiende hasta el fin de sus días.

Une vie ailleurs

Esta es la historia de Sylvie, una mujer que durante cuatro años ha estado luchando para encontrar a  Felipe, un hijo secuestrado por su ex marido. Ella acaba de encontrarlo en Uruguay, donde el pequeño vive con su tía y su abuela.

Con la ayuda de Mehdi, una trabajadora social, consigue reunirse con la familia y rápidamente se da cuenta de que Felipe vive en un entorno feliz y sin sentir la ausencia de una madre.

Resultado de imagen de "Une vie ailleurs"

Medhi finalmente no consigue acercar posturas entre una madre desesperada madre y un hijo que no se da cuenta de la situación. A pesar de todo ella, Sylvie está decidida a ir hasta Uruguay y emprender un viaje de retorno a Francia de la mano de su estimado vástago.

“Une vie ailleurs” es una cinta llena de emotividad y sensaciones que nos lleva por caminos imprevistos con la esperanza de recuperar aquello que le fue sustraído a una madre.