En esta sesión de Xcèntric, se mostró parte del trabajo del director de cine documental israelí David Perlov (1930 – 2003).

Las cintas que se proyectaron fueron;

In Thy Blood Live (1962)

In Jerusalem, (1963)

Biba (1977)

In Thy Blood Live

Este documental nos cuenta como fue el Holocausto nazi; los orígenes de este brutal atentando a la condición humana.

Las primeras imágenes que vemos son de mujeres a lagrima tendida frente a las lapidas judías repletas de velas llorando, metafóricamente hablando, su propia cera. A ello le acompaña otra escena, unas manos donde buscan aquello que ha desaparecido, tratando de hallar algún testimonio de fe de lo que sucedió. Para ello, Perlov, encuentra una fácil solución, filmar monumentos conmemorativos erigidos a las víctimas.

De estas esculturas pasamos a conocer, a través de mapas, los nombres e ubicaciones de los campos de concentración y, siguiendo la pista a las imágenes de archivo, nos muestra desde el ascenso de Hitler, el desplazamiento de judíos hasta los Gettos y el destino final de sus almas, en los campos hacinados y en condiciones inexistentes de salubridad, donde el trabajo seria la única forma de “liberarlos”.

De imágenes de los crematorios y las fosas comunes de los mismos campos de exterminio en 1945, pasamos hasta 1960, donde se entremezclan imágenes y voz del juicio Adolf Eichmann (teniente coronel de las SS). El tribunal lo condenó a morir en la horca por crímenes contra la Humanidad y la sentencia se cumplió la madrugada del 31 de mayo de 1962 en la prisión de Ramla.

El documental lo acompaña la música del violinista húngaro-israelí Oedoen Partos (1907 – 1977), una excelente elección por parte de David, para añadirle énfasis a lo que fuera todo aquello.

Perlov con “In Thy Blood Live” nos deja un legado para la memoria de todos de lo que fuera uno de los horrores mas absurdos contra la cultura judía.

In Jerusalem

Es un retrato intimista, personal y poético de la urbe. Perlov, tanto a la hora de captar imágenes de los edificios, filmar por las calles o en sus propios hogares a sus habitantes, es capaz de hacernos sentir como se puede vivir, entre ruinas, con la carga del pasado y la incertidumbre del presente.

La cinta se compone de 10 escenas cotidianas que tratan de simbolizar la forma de vida de la Jerusalem del momento. En este documental vemos a un Perlov influenciado por la “Nouvelle Vague”, tanto en el tratamiento de imágenes como en la forma de narrar las historias personales.

La cinta acaba diciéndonos que la capital de Israel, en 1963 tenia censados doscientos mil habitantes.  Una cita que quiere dar esperanza a un pueblo, muchas veces olvidado.

Con este documental, Perlov demuestra que el documental, hasta el momento difusor de ideas progubernamentales, puede usarse para de mostrar, con veracidad, la situación de su lugar. A través de esta herramienta, es capaz de aportar información desde otro punto de vista, añadiendo el aporte artístico al relato.

 

Biba

El documental parte con el viaje que hace Perlov a un pueblo en el valle de Jezreel en el año 1973,  en busca de “rostros hermosos”.

Una de esas caras es la de Uzi, un joven alegre y muy sonriente. Cuatro años más tarde, Perlov camara en mano, vuelve al pueblo donde descubre que Uzi murió en la guerra del Yom Kippur a la edad de 41 años y, decide visitar a Biba, su viuda, para que le cuente que pasó.

A través dela voz de Biba y del padre de Uzi, conocemos que la desgracia de esa familia no se limitó a eso, anteriormente en la guerra de la independencia murió su hermano a los 20 años de edad.

Hoy solo queda un par de lapidas que recuerdan a ambos hermanos y la tristeza de sus mas allegados, una melancolía que no llena el vacío que dejaron mientras los “cazas” no dejan de sobrevolar la zona, a modo de elemento añadido quisiendo remarcar que la contienda, a pesar de todo lo que ha sucedido y el sacrificio de vidas humanas que ha supuesto, sigue vigente.

Biba.jpg

“Ningún hombre es tan tonto como para desear la guerra y no la paz; pues en la paz los hijos llevan a sus padres a la tumba, en la guerra son los padres quienes llevan a los hijos a la tumba”

Heródoto de Halicarnaso (484 AC-425 AC) Historiador y geógrafo griego.

 

Biba.jpg