Hoy, dentro del Festival Márgenes, se ha proyectado la película mas conocida del director brasileño Glauber Rocha, “Deus e o Diabo na Terra do Sol” (1964).

En una especie de western americano, al mas puro estilo de John Wayne, nos topamos con la historia de Manuel, un campesino del Sertão que huye al haber acabado con la vida de su capataz. En esta escapada lo acompañará Rosa que encontrará amparo en el beato Sebastião, una especie de predicador que acaba dirigiendo sus movimientos. Ahora, Manuel Y Rosa, son pecadores y, sus espíritus solo pueden salvarse con la sangre de los inocentes. Rosa, en un ataque de ira, al ver que el beato asesina a un bebé para sacrificarlo, dará matarife a Sebastião.

Sus actos, por un motivo u otro, les salvarán del genocidio de fieles que se practica inmediatamente de la mano de Antonio das Mortes, un mercenario pagado por la Iglesia y de los terratenientes, para acabar con las revueltas que se están sucediendo por parte del campesinado.

black_god_white_devil.jpg

Manuel, Rosa y Julio, un ciego que ve mas que ninguno de ellos, serán supervivientes de la matanza, y se unirán al cangaçeiro (bandolero en portugués) Corisco, que parece representar la llamada “revolución del proletariado”. Juntos ahora son un equipo de destrucción, pura aniquilación de vidas y expolio de bienes; Manuel ahora se llamará Satanás, nombre que le impone Corisco, y vestirá con sombrero de bandido para darle el sentimiento de pertenencia en el grupo.

Corisco tiene como objetivo, dar caza y asesinar a Antonio das Mortes. Este, acabará por derrotarlo. Mientras que Manuel y Rosa, finalmente, ¿serán capaces de escapar del infierno, entre el Dios y el Diablo, en la tierra del sol?

Resultado de imagen de deus GLAUBER ROCHA

En un impecable blanco y negro, destacar la calidad de los planos, la dialéctica usada y sobre todo el realismo que le da las letras de las canciones cantadas, un plus a la leyenda de esta maravilla del “Cinema Novo”.

Como añadido, comentar que el “sertón”, vasta región geográfica semiárida del Nordeste de Brasil (que incluye partes de los estados de Sergipe, Alagoas, Bahia, Pernambuco, Paraíba, Rio Grande do Norte, Ceará y Piauí) fue el escenario escogido por Rocha para rodar esta película.

El film, extraño y desconcertante a la vez, a la par que ingenioso y creativo, nos habla mas allá de lo que narra; nos lleva a la lucha de clases, al fanatismo religioso, al concepto de la propiedad de la tierra, a la naturaleza de la vida y de la muerte, al sentimiento de culpa, a la sed de venganza y hasta a la posible redención del alma.Resultado de imagen de deus GLAUBER ROCHA“Sin un entrenamiento técnico, esta película está guiada por la cinefilia cruda. Es el único cine, el resto somos amateurs”. (Luís Buñuel comentó acerca de “Dios y el diablo en la tierra del sol”).