Este documental cuenta la historia de Pablo Fayó (1966), un dibujante de cómic argentino que ya desde un pequeño fue un amante de las viñetas. Así revela que aprendió a leer porque él quería comprender las historias de tinta que se publicaban, y así fue como estas entraron a formar parte de su mundo mágico.

Han pasado mas de treinta años, desde que Fayó publicó sus creaciones en la famosa revista Fierro. Unos trabajos únicos en aquella argentina de post-dictadura, despuntaban entre la mayoría de sus compañeros. Su obra estuvo influenciada por los movimientos provenientes desde Estados Unidos, un crédito que dio como resultado un éxito garantizado en las páginas albiazules.

Resultado de imagen de Fayó pablo

En algún momento de la vida de Pablo, todo cambió y, con ello la tinta y el papel por las cinco cuerdas de una guitarra española. Ahora toca tangos en los bares mas modestos de capital federal. Vive en una humilde pensión y su sustento económico son de las actuaciones que ofrece y las pocas monedas que le dan por la calle. Parece que “Algo Fayó” en la carrera de este prolífico dibujante, o eso o simplemente, el rumbo de su vida se tornó hacia otro sentido, un nuevo camino jamas imaginado por el protagonista de nuestra historia.

Nadie sabe exactamente que sucedió con Pablo, pero el director, Santiago García Isler, sabe indagar en la fragilidad del hombre, esquivando la oscuridad del ser y llevándonos a la esencia del hombre, a la vida bohemia escogida por el propio maestro, ahora musical.

Resultado de imagen de Algo Fayó - Santiago García Isler
Una película que entremezcla los dibujos de Pablo, amenizadores de su propia argumentación y, las entrevistas entre familiares, como Alberto Fayó (el padre de Pablo) de amigos y conocidos, García Isler trata de desentrañar que puede pasar cuando uno decide tomar otro camino, nunca planeado, en la vida y, dar así un cambio radical a su esencia.

Mañana, 14 de diciembre, se estrena en los cines de Argentina.