En esta tercera jornada se han proyectado las películas;

Siembra (Santiago Lozano y Ángela Osorio, Colombia 2016)

A causa del conflicto armado en tierras colombianas, Turco (Diego Balanta) y su hijo Yosner llevan tres años viviendo en otro lugar sin pertenencia alguna, un sitio donde no se sienten extraños y tristes alejados de sus posesiones. Un desplazamiento forzado que cambiará el rumbo de sus destinos creando una identidad de desarraigo y cierta perdida de identidad entre ambos congéneres.

Turco es un humilde pescador de la costa pacífica, buen hombre y buen padre, que añora la tierra que le vio crecer. Yosner es un chico que dedica su tiempo al Break Dance y se relaciona con compañías poco recomendables. Todo ello desencadena un fatídico final para Yosner, que es asesinado por un anónimo que no vemos, pero que hace que Turco sienta doblemente una rabia contenida, una impotencia por la situación, un dolor insoportable y una tristeza plena por la perdida de su vástago y, en menor medida, por sus cultivos.

Siembra..jpg

Turco no quiere afrontar la situación que se ha añadido en sus  hombros, mientras sus vecinos preparan el velatorio y los ritos fúnebres al difunto,  Turco decide deambula por las calles principales de la urbe. Los días pasan, y Turco deberá encontrar un lugar donde enterrar a Yosner y tratar de recuperar las tierras de las que le fueron privadas.

Algo que quiero destacar y que me llama la atención, es que hasta el final de la película no se materializa el dolor de Turco. Una furtiva lagrima delante del ataúd de su hijo delata la desdicha del pobre hombre.

Una película rodada íntegramente en un exquisito blanco y negro para focalizar la acción de lo que realmente importa, los sentimientos internos del personaje, y separar así el color, que seria el referente de que la vida continua y el mundo sigue rodando a pesar de la desgracia de Turco.

El Abrazo de la Serpiente (Ciro Guerra, 2015)

Karamakate, un poderoso chamán del Amazonas, último superviviente de su tribu que vive en completa soledad. Ese aislamiento forzoso, o pudiéramos decir también deseado por Karamakate, hacen de el un hombre vacio interiormente, que vive porque su corazón late, pero no porque sienta algo por coexitir en la profundidad selvatica.

Todo cambia el día que Evans, un científico de origen estadounidense, se cruza en su camino de forma casual mientras este anda en busca de la “Yakruna”, una misteriosa planta sagrada que sana ciertos males.

Juntos emprenden un viaje, en lo mas profundo de la selva, en busca del vegetal divino. Un recorrido que llenará la oquedad de estos años de Karamate y que le hará recuperar parte de su identidad perdida, esos recuerdos que daba por perdidos.

Resultado de imagen de El Abrazo de la Serpiente

Es una película filmada en un precioso blanco y negro que resalta la belleza de la naturaleza. “El abrazo de la serpiente” es un buen ejemplo para de demostrar que aún teniendo visiones  contrapuestas de la vida, entre lo científico y la magia ancestral, es posible entenderse y crear vínculos de unión entre nosotros.

Como dato relevante, comentar que la cinta esta inspirada en los diarios de los primeros exploradores que recorrieron la Amazonia Colombiana, Theodor Koch-Grunberg (1872 – 1924) y Richard Evan Schultes (1915 – 2001).

Oscuro Animal (Felipe Guerrero, 2016)

La guerra rural colombiana es el punto de partida de tres mujeres, que inician un viaje a través de la selva hasta la ciudad.

Cada una de ellas vive la contienda desde un punto de vista distinto, aunque en si comparten un escenario campestre, donde abunda la precariedad de medios y las armas son el terror personificado.

Una odisea llena de obstáculos, miedo y supervivencia que deberán realizar para encontrar un lugar mejor en el mundo, huyendo del terror de la contienda.

Resultado de imagen de Oscuro Animal pelicula

Es una de estas películas donde el silencio dice mas que las palabras. Un mutismo que hace que sea la naturaleza quien ponga voz a las protagonistas.

“Oscuro animal no solo habla de guerra y violencia, sino de como las circunstancias de un conflicto de tal magnitud pueden deshumanizaros.