Esta es la tercera y última entrega de la llamada “Trilogía de la libertad”, dirigida por Tomas Lipgot y protagonizada por Moacir Lima Do Santos.

Moacir es descendiente de esclavos, nació y se crio en una favela brasileña, junto a una madre con problemas con la bebida. Desde su mas tierna infancia, se ganó la vida limpiando coches, de lo que presume al decir que Pelé era uno de sus clientes. Abandono su Brasil natal a los 25 años, a raíz de la muerte de su progenitora, en busca de un sueño en la Argentina de su querido Carlos Gardel.

Al llegar a Buenos Aires, estuvo años viviendo en las calles como un sin techo y sufrió un cuadro de esquizofrenia paranoide que le llevo al internamiento, durante 10 años, en el Hospital Interdisciplinario Psicoasistencial José Tiburcio Borda de Buenos Aires.

Resultado de imagen de moacIR III

El director, Tomas Lipgot, lo descubrió en este lugar. Moacir no estaba loco, y se aferraba a la vida gracias a “la música”, ese bálsamo para el alma como, personalmente, me gusta llamarla.

Como decia, la vida de Moacir se ha estructurado en tres películas. En”Fortalezas” (2010) Lipgot, nos habló de un hombre recluido por su enfermedad mental, pero en una constante lucha de superación gracias a las sonatas que rondaban en su cabeza. En “Moacir” (2012), vemos a un hombre con 68 años, con unas ganas inmensas de cumplir su sueño; grabar su primer disco con canciones personales, escritas y arregladas por él. Y en “Moacir III” vemos su faceta como segundo guionista, junto con Lipgot, y actor, un modelo de superación que no conforme con demostrar que mirar hacia el pasado solo debe servir para tomar impulso hacia el futuro, nos enseña que con fuerza de voluntad, actitud y empeño, de todo se sale.

Resultado de imagen de Moacir - Tomas Lipgot

Moacir cuenta su historia, a través de la película que interpreta. En esta, vemos la figura de su asistente social, que quiere tanto, que la considera como la madre que nunca tuvo. Jenny, una transexual que dice ser feliz en su actual condición y muestra su cara mas sincera y cercana ante su amigo Moacir. También aparece Noelia, una muchacha de ojos verdes que Moacir conoció cuando fue a abrir una cuenta en una sucursal del Banco de la Nación Argentina. Noelia es el reflejo de la chica de la cual se enamoró en sus años de juventud, una mujer que amaba a otro, pero que él siempre quisó. Maria Elena se llamaba la verdadera estimada, y era una joven de “Olhos verdes”, como dice la canción de Wilson Miranda; “como en todo en esta vida todo pasa, y mi amor también pasó

Ya que os hablo de amor, dice que la esperanza es lo último que se pierde, a pesar de su edad, dice que le gustaría casarse alguna vez cuando se den las condiciones adecuadas, aunque no volvió a enamorarse y ha llegado a acostumbrarse a vivir en soledad, aunque admite que ese sentimiento de desampararo no es para nada sano, porque sólo haces mas que pensar, pensar y pensar. Dice ante la cámara y a corazón abierto que “la soledad es la cosa mas triste del mundo”.

Os dejo alguna de sus reflexiones que nos hace;

“La vida es saber gestionar las emociones no correspondidas con las alegrías que estas nos reportan”.

“El destino esta marcado y las cosas pasan porque nosotros decidimos hacerle caso y dejar que pasen”.

“La vida es una fantasía que nosotros tenemos que saber como disfrutarla”.

“La libertad es la paz de nuestro corazón y de toda la sociedad”.

Moacir no solo es un cantante, un compositor, un actor, en parte guionista de esta tercera secuela o, un bailarín de samba, es un hombre que ha sabido afrontar la realidad, a pesar de haberse caído, ha gestionado sus derrotas y demuestra al mundo que la vida esta llena de nuevas oportunidades y desafíos y que si uno quiere, uno llega donde se proponga, el limite lo ponemos cada uno de nosotros.

A destacar la calidad de imagen, tanto en los primeros planos, los paisajes y las vistas de pájaro con drones; el cuidado y respeto que se trata a las personas tanto en el guión como en el lenguaje no verbal y la calidad humana que se palpa a lo largo de toda la película.

Moacir es hablar de alegría y emoción, de tristeza y melancolía, pero en definitiva es un mensaje de esperanza y de superación personal. “Todo cambia y todo se transforma, y uno, también tiene que cambiar y adaptarse a los nuevos tiempos venideros”.

La película se estrena hoy, 10 de agosto, en las salas de cine de Argentina.

Advertisements