¿Qué es ser mujer?, ¿Por qué se nos utiliza como objetos sexuales en los medios? ¿Todas las mujeres quieren ser madres?, ¿Qué es una verdadera mujer?, ¿Qué es un cuerpo de mujer?, ¿Cómo podemos vivir nuestro cuerpo? o ¿Cómo podemos vivir nuestro sexo?

Como respuesta a ello, en 1975, coincidiendo con la designación, por parte de la O.N.U., al “Año de la Mujer”, Agnès Varda realizó esta película, donde un grupo de mujeres alzan sus voces para hablar sobre los mitos opresivos y leyendas en torno a la feminidad y de como buscar un futuro mejor a la situación de desigualdad.

Aquí os dejo un extracto de las reflexiones que se plantean;

  • “Ser mujer es haber nacido con un sexo femenino, ser mujer es vivir en un cuerpo de mujer”.
  • “Ser mujer también es tener una cabeza de una mujer, pero una cabeza que piensa distinto a la de un hombre”.
  • “Ser mujer es ser la única, la deseada, la presente, la misteriosa… con los caprichos y antojos correspondientes”
  • Se plantea lo siguiente; un hombre dice “La mujer que no coció la maternidad no es mujer”, a lo que responde una mujer “¿Acaso el hombre que no conoció la paternidad es menos hombre?¿Y Chevalier?¿Y Einstein?¿Y Merloz?¿Y Balzac?¿Y Mozart?
  • “Los hombres no nos conceden el derecho a envejecer”.
  • “Si nuestro sexo es el lugar del placer, del amor y de los hijos… ¿Cómo lo vivimos?”

Una de las mayores contradicciones que aparece en la cinta es cuando se habla de la aplicación y uso que se hace del cuerpo de las mujeres, como objeto de deseo, en el sector publicitario. Por un lado la sociedad pide constantemente la ocultación el sexo, pero por otro, los desnudos son un reclamo que hacen que se venda mas.

La verdad, es que si no fuera por la calidad de la imagen y la vestimenta de las interpretes, podríamos aplicar este discurso al momento actual, dado que su contenido se mantiene en vigor a pesar de los 42 años que han trascurrido desde su grabación.

La conclusión a la que llega Agnès es clara; “hay que reinventar el amor”.