Dentro de la gran variedad de proyecciones, he seleccionado ver en esta segunda jornada, las siguientes;

– WOMAN AND THE GLACIER Audrius Stonys (Lituania – Estonia, 2016)

– ALL GOVERNMENTS LIE: Truth, Deception, And The Spirit Of I.F. Stone Fred Peabody (Canada, 2016)

– HACKING JUSTICE: El juez y el rebelde (Alemania – España, 2017)

WOMAN AND THE GLACIER

Es la relación, de 30 años, entre el glaciar Tuiuksu (entre las montañas de Tian Shan de Kazajistán, Asia Central) y de Aušra Revutaite, una cientifica lituana que vive allí, a 3500 metros sobre el nivel del mar, en compañia de su perro y un gato.

Como buena investigadora en su campo, ha dedicado toda su vida al estudio del cambio climatico desde una antigua estación de la era sovietica.

La soledad, la paz interior y del entorno y, el silencio, inundan este intimista documental.

A destacar las preciosas imágenes, tanto en nitidez como en detalles, que recuerdan a las que pudieran verse en un documental de National Geographic, Planet Earth de la BBC o incluso en los IMAX. Increíbles estampas de las fuerzas de la naturaleza que se intercalan con las trabajo cotidiano de Aušra y, imágenes de archivo de personas que estuvieron en ese mismo lugar, el siglo pasado, donde parece que el tiempo se ha detenido por completo, ya que todo aparentemente sigue igual que cuando lo dejaron los anteriores guardianes de la estación científica.

El silencio del entorno solo se rompe en los cambios de escena, donde aparece un anciano tocando un instrumento musical similar a un sitar.

Woman and the glacier es un canto a la magnificencia del poder de la naturaleza, al arcano de la ciencia y a la aceptación del sentimiento de soledad como modo de vida, donde el tiempo y el espacio se valora de forma distinta al ritmo de vida en la ciudad asfaltada.

ALL GOVERNMENTS LIE: Truth, Deception, And The Spirit Of I.F. Stone

La premisa es clara, todos los gobiernos mienten, de igual modo que todas las personas lo hacen para evitar confrontaciones, salvaguardar intereses o simplemente mostrar algo que realmente no son.

La cinta, siguiendo los pasos del iconoclasta periodista estadounidense de investigación Isidor Feinstein Stone (I.F. Stone), por su contribución, a través del semanario I.F Stone’s Weekly, en sacar a la luz la corrupción y mentiras del gobierno americano. Fue los inicios del periodismo de investigación hacia los estamentos del poder.

El documental saca claros ejemplos como las Guerras de Vietnam e Irak, el escándalo Watergate, el 11S y, mas recientemente, el caso Julian Assange y Snowden, las fosas comunes en la frontera con México (Condado de Brooks, Texas), la violación del derecho a la intimidad de los ciudadanos o la critica acérrima del poder hacia los mass-media que tienen los lideres políticos como Donald Trump, para el control de las noticias.

Sin duda es una muestra de cruda realidad, pero a la vez “All Governments lie” es un canto a la esperanza, donde periodistas independientes como Amy Goodman, Glenn Greenwald, Jeremy Scahill o Matt Taibbi defienden la integridad de la profesión, ofreciendo alternativas de investigación, tanto en el forma como en el contenido y, sin duda, estos cambios darán paso a una nueva generación de como contar al mundo lo que realmente esta pasando.

HACKING JUSTICE: El juez y el rebelde

Como su titulo indica, esta cinta nos habla del valor de la palabra justicia, donde esta no pesa lo mismo para unos que para otros. Es sabido que los pobres tienen a recibir un peor trato sobre la jurisprudencia , que una persona con mas poder adquisitivo y recursos. Pero lo que también hemos podido apreciar, es que alguien con un dominio de información considerada “sensible o delicada”, cae por su propio peso en el mismo saco que un pobre sin recursos. En este caso hablamos de Julian Assange, fundador de WikiLeaks, que en 2012 es perseguido por la justicia americana, por filtrar información secreta, y a la vez, la sueca por presuntos delitos sexuales. Es tal la persecución a la que se enfrenta, que decide solicitar asilo político en la Embajada de Ecuador en Londres.

A la vez, Baltasar Garzón, es condenado por tratar de esclarecer los crímenes del franquismo y por irregularidades en la investigación de la trama Gürtel, que atañen al Partido Popular, y es expulsado de inmediato de la magistratura e inhabilitado 11 años de sus funciones como Juez. Dada esta situación, decide reinventarse como abogado del Sr. Assange, diseñando la estrategia de su defensa en un caso único y sin precedentes, que implica unificar ciertos parámetros dentro de la jurisprudencia de seis países, de la Unión Europea, de la ONU y de dos sistemas judiciales, El Derecho anglosajón o “Common law” y el derecho romano.

En definitiva es un alegato contra las injusticias, la transparencia y la libertad de expresión y, de acción por el beneficio común y la verdad, por y para las personas.